Epilog – tom tykwer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (929 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La casa despejada de niños, excelente para un crimen perfecto, fue el escenario del crimen; sin embargo, todo hubiese sido diferente si la pistola la hubiese tenido la víctima, la mujer consentimientos de culpabilidad.

El homicida, sin ningún reparo, disparó directamente; la bala, sin remordimiento, penetro el indefenso y débil cuerpo de la mujer; y Nadja, la víctima, sin reacción alguna,miro el giro que daba el objeto en los aires.

Rainer, el hombre sin sentimientos, miraba como la sangre iba goteando lentamente; el único testigo, extraordinario del horrendo crimen, era el dormitorioque grababa lentamente cada escena.

Al caer la noche, aparecieron otros testigos que observaban sigilosamente dicha desgracia: la luna, las estrellas y el infinito color negro de la oscuridad. Alpoco tiempo, llegaron las autoridades, las cuales se sorprendieron por tan asombrosa escena.

El cuerpo tendido sobre la cama, en posición desagradable, fue examinado por la junta policial; elhomicida fue interrogado, el cual daba respuestas inadecuadas; la familia, desesperada por encontrar las respuestas de sus interrogantes, esperaba afuera de la escena del crimen.

Mientras tanto, lamente de Rainer, en afán de salir de la realidad, creaba escenas de los cuales declaraba a la gente policiaca, muchas veces erróneas; el agente, sin embargo, escuchaba minuciosamente las declaraciones yse daba cuenta de que todo era una absurda fantasía, lo que salvo de la cárcel al homicida astuto.
La casa despejada de niños, excelente para un crimen perfecto, fue el escenario del crimen; sinembargo, todo hubiese sido diferente si la pistola la hubiese tenido la víctima, la mujer con sentimientos de culpabilidad.

El homicida, sin ningún reparo, disparó directamente; la bala, sinremordimiento, penetro el indefenso y débil cuerpo de la mujer; y Nadja, la víctima, sin reacción alguna, miro el giro que daba el objeto en los aires.

Rainer, el hombre sin sentimientos, miraba como la...
tracking img