Eros demonio mediador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4981 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eros, demonio mediador.
“Todo lo que es profundo ama la máscara” es un aforismo que Nietzsche pronuncia en “Humano, demasiado humano”, el cual a criterio de Giovanni Reale se adapta perfectamente al Banquete y ayuda a desvelar mucho de sus misterios. El autor utiliza este pensamiento como canon hermenéutico para la interpretación del Banquete platónico.
Los siete discursos nos son presentadospor siete máscaras (más una octava, introducida intencionadamente como ajena a los participantes en el banquete, la sacerdotisa Diótima de Mantinea) que representan figuras emblemáticas de las distintas corrientes culturales de la época. Platón para expresar ciertas cosas se vale de máscaras con el fin de ocultarse a la mayoría pero no a todos.
El autor muestra de qué modo Platón en el Banquetecomunicó no sólo aquellos mensajes vinculados a sus “doctrinas no escritas”, sino casi todas sus nociones sobre el Eros, con un complejo y bellísimo juego de “máscaras”, que representa la cultura de la época en todas sus formas, y lo hace con una extraordinaria dinámica dramatúrgica.
Cuatro de las máscaras hablan del Eros diciéndonos lo que no es, y le atribuyen una serie de valores, ciertos o no,confundiendo a Eros con determinados títulos y características de las profesiones que las máscaras representan o con ellas mismas.
El diálogo
En casa de Agatón tiene lugar un banquete, para celebrar la victoria conseguida por el poeta en la representación de su primera tragedia. Terminada la comida, Erixímaco propone, haciendo suya una petición planteada por Fedro, pronunciar discursos enalabanza al amor, demasiado olvidados por los poetas.
Fedro: es el primero en tomar la palabra, representa la máscara del literato, rétor aficionado, pero sensible e inteligente. Su discurso sutil, pero débil, se funda en la autoridad de los poetas. Eros es el más antiguo de todos; suscita deseos de honor y, por lo tanto es fuente de virtud, especialmente de aquella virtud en la que se basa lacomunidad de los hombres, el Estado. Fedro es un gran entusiasta del arte de construir discursos y es un buen conocedor de las reglas de la retórica. Su máscara es el símbolo de aquellos jóvenes que poseen sus dotes, pero a quienes falta la verdadera fuerza que les permita actualizarse de modo conveniente; a saber: la filosofía. Por lo tanto, el sentido del mensaje es que los jóvenes de estascaracterísticas dediquen “su vida a Eros, siguiendo discursos filosóficos” La máscara de Fedro representa al joven que tiene las cualidades para convertirse a la filosofía, y es invitado a escuchar los discursos de las “máscaras que pasan”, precisamente para que se convierta. Su discurso es de naturaleza retórica, prefilosófica y carente de argumentos racionales de sus aseveraciones.
Fedro introduce cincoideas. El primero y el segundo: Eros es un dios antiquísimo y es causa de los mayores bienes. Eros es un dios antiquísimo, como prueba el hecho de que ningún poeta habla de sus padres. Fedro cita a Hesíodo y a Acusilao que narran esto, como también recurre a Parménides. Eros es causa de grandes bienes, señala Fedro, en particular procura al joven un amante merecedor de serlo, y al amante, su jovenamado. Eros es quien infunde en los hombres lo que puede hacerlos vivir bellamente.
La tercera idea se refiere a la importancia sociopolítica de Eros. Esta plantea que si una ciudad estuviera compuesta de amantes y amados, estaría gobernada perfectamente, ya que éstos se empeñarían en mantenerse alejados de todo lo deshonroso (no hay nada más vergonzoso que ser visto en deshonra por el amado). Lomismo sucedería con un ejército. Pero Fedro se limita, como en los dos casos anteriores, sólo a afirmar tales conceptos, sin fundamentar como debería.
La cuarta idea alude al hecho de que sólo quien ama sabe morir por otro. Para dar testimonio de esto recurre a famosos ejemplos, como ser el de Alcestis que es tuvo dispuesta a morir por amor, por su marido, o como el caso de Aquiles que peleó...
tracking img