Erwtgergqer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 415 (103609 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA SUBLIME PUERTA

Jesús Sánchez Adalid

EDICIONES B

Claro ZEJA

Bogotá .Buenos Aires. Caracas. Madrid. México D.F.. Montevideo. Quito. Santiago de Chile

1.a edición: junio 2005
1.a reimpresión: julio 2005
2.a reimpresión: julio 2005

© Jesús Sánchez Adalid, 2005 © Ediciones B, S.A., 2005

Bailen, 84 — 08009 Barcelona (España)

www. edicionesb. com

Printed in Spain ISBN:84—666—2033—8 Depósito legal: B. 31.216—2005

Impreso por PURESA, S.A. Girona, 206 — 08203 Sabadell

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en las ieyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, ia reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamientoinformático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Dedicado a Extremadura,

mi tierra, que sigue dando gente

tan singular como entonces.

1

Halláronse presentes a la plática la sobrina y ama, y no se hartaron de dar gracias aDios de ver a su señor con tan buen entendimiento; pero el cura, mudando el propósito primero, que era de no tocarle en cosa de caballerías, quiso hacer de todo en todo experiencia si la sanidad de Don Quijote era falsa o verdadera, y así, de lance en lance, vino a contar algunas nuevas que habían venido de la corte, y, entre otras, dijo que se tenía por cierto que el turco bajaba con una poderosaarmada, y que no se sabía su designio, ni adonde había que descargar tan gran nublado; y con este temor, con que casi cada año nos toca arma, estaba puesta en ella toda la cristiandad, y Su Majestad había hecho proveer las costas de Ñapóles y Sicilia y la isla de Malta. A esto respondió Don Quijote:
—Su Majestad ha hecho como prudentísimo guerrero proveer sus Estados con tiempo, porque no lehalle desapercibido al enemigo; pero si se tomara mi consejo, aconsejárale yo que usara de una prevención, de la cual Su Majestad la hora de ahora desde estar muy ajeno de pensar en ella.

MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA,
Don Quiote de la Mancha, año 1605


Desventuras, cautiverios y
aventuras del noble caballero
don Luis MaríaMonroy de
Villalobos, soldado de los
tercios de su majestad que fue
apresado en los Gelves por el
turco y llevado primero a Susa
de Tunicia y luego a
Constantinopla, donde
padeció muchas tribulaciones
por servir a la causa del Rey
católico y a la única fe
verdadera.LIBRO I

Donde don Luis María Monroy de Villalobos
cuenta cómo fue hecho cautivo por los turcos en los
Gelves y la manera en que fue llevado a Trípoli
primero y luego a Susa, en la galera del fiero
pirata Dromux Arráez, el renegado, que iba
a Cairovan para ser gobernador de parte
del Sultán de los turcos, nárranse también
las muchas penalidades que pasaban los
cautivos cristianos en elalmagacén donde
eran guardados.

Durante aquel tiempo, yo no pensaba en España. Pasaron muchos meses en los que preferí espantar los recuerdos. Consideré que sería mejor mirar hacia delante. Mi ciudad, mi casa, mi madre, mis parientes..., eran sólo lejanas sombras del pasado. No sé de dónde saqué la fortaleza y la presencia de ánimo para sobreponerme de aquella manera y dominar los impulsos quepujaban por hundirme entre tantas adversidades. Supongo que todo hombre lleva dentro un alma aparentemente frágil, pero capaz de endurecerse y de templarse como el más puro acero. Es un misterio, y a la vez un milagro. Por otra parte, aunque pueda parecer fantasía, no dejaba de verme nunca asistido por un interior presentimiento, como un acicate, que me llevaba a comprender que no me sucedía...
tracking img