¿Es en verdad posible la vida eterna?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2571 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
*** w99 15/4 págs. 4-9 ¿Es en verdad posible la vida eterna? ***

Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?” (MATEO 19:16.)
EL REY persa Jerjes I, llamado Asuero en la Biblia, pasaba revista a sus tropas antes de una batalla en el año 480 a.E.C. (Ester 1:1, 2.) Según el historiador griego Heródoto, el rey lloró al ver a sus hombres. ¿Por qué? Jerjes dijo: “Me hainvadido un sentimiento de tristeza al pensar en lo breve que es la vida de todo ser humano, si tenemos en cuenta que, de toda esa cantidad de gente, no quedará absolutamente nadie dentro de cien años”. Sin duda, usted también se ha apercibido de que la vida es patéticamente breve y que nadie quiere envejecer, enfermar ni morir. ¡Cuánto desearíamos disfrutar de la vida con juventud, salud y felicidad!(Job 14:1, 2.) A este respecto, The New York Times Magazine del 28 de septiembre de 1997 publicó el artículo “Ellos quieren vivir”. En él se citaba a un investigador que dijo: “Verdaderamente creo que podríamos ser la primera generación que viviera para siempre”. Quizá usted también crea en la posibilidad de la vida eterna, ya que la Biblia promete que podemos vivir para siempre aquí en la Tierra(Salmo 37:29; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). Sin embargo, algunas personas creen que la vida eterna es posible por razones distintas a las que se hallan en la Biblia. Examinar un par de ellas nos ayudará a ver que la vida eterna es en verdad posible.
Diseñados para vivir indefinidamente3 Una de las razones por las que mucha gente cree que el hombre debería poder vivir para siempre tiene quever con la maravillosa estructura del cuerpo humano. Por ejemplo, es verdaderamente milagrosa la manera como nos formamos en el vientre materno. Un famoso gerontólogo escribió: “Tras realizar los milagros que nos llevan de la concepción al nacimiento, y luego a la madurez sexual y a la vida adulta, la naturaleza optó por no idear lo que pudiera parecer un mecanismo más sencillo que mantuviera lacontinuidad de esos milagros para siempre”. Efectivamente, en vista de nuestra maravillosa constitución, no podemos menos que preguntarnos: “¿Por qué tenemos que morir?”.
Hace miles de años el escritor bíblico David meditó sobre esos mismos milagros, aunque no podía ver lo que sucedía en el interior de la matriz, como hacen los científicos modernos. David se maravilló de su propia formacióncuando, según él mismo escribió, se le tuvo ‘cubierto en resguardo en el vientre de su madre’. En aquel tiempo, dijo, ‘se produjeron sus riñones’. También habló de la formación de sus “huesos” cuando dijo: “Fui hecho en secreto”. Luego se refirió a “mi embrión”, y comentó sobre él: “Todas sus partes estaban escritas” (Salmo 139:13-16).
Es obvio que no había ningún plan literal escrito para laformación de David en la matriz de su madre. Pero cuando este meditó sobre la formación de sus “riñones”, sus “huesos” y las demás partes de su cuerpo, le pareció como si su desarrollo hubiera seguido un plan, que todo estaba, por decirlo así, “escrito”. Era como si la célula fertilizada dentro de su madre contuviera una gran biblioteca con instrucciones detalladas sobre el desarrollo de un bebé, y estascomplejas instrucciones se transfirieran a cada nueva célula en formación. Por ello, la revista Science World dice metafóricamente que ‘cada célula del embrión en desarrollo tiene un armario entero de planos’.
¿Se ha parado usted alguna vez a pensar en el maravilloso funcionamiento de nuestro cuerpo? El biólogo Jared Diamond observó: “Reponemos las células que revisten el interior del intestinouna vez cada pocos días; las que revisten el interior de la vejiga de la orina, una vez cada dos meses, y los glóbulos rojos de la sangre, una vez cada cuatro meses”. Y concluyó: “La naturaleza nos desarma y nos vuelve a armar todos los días”. ¿Qué significa esto en realidad? Quiere decir que sin importar los años que vivamos, ya sean ocho, ochenta u ochocientos, nuestro cuerpo físico se...
tracking img