Esas voves que nos llegan del pasado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4679 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
186

Edith Negrín

Julio Caro Baroja, a quien Luis Díaz Viana recuerda (83-84), merecidamente, como ejemplo de humildad y sabiduría.
ENRIQUE FLORES Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM

Philippe Joutard. Esas voces que nos llegan del pasado. Trad. Nora Pasternac (1983). Buenos Aires: FCE, 1999; 143 pp.

Sostiene Philippe Joutard que, en los trece años transcurridos entre laprimera edición en español de Esas voces que nos llegan del pasado y esta reedición, que ahora me ocupa, la historia oral ha alcanzado su madurez; y fundamenta su aseveración recordando la riqueza y diversidad de textos vinculados a esta perspectiva, leídos en varias conferencias y coloquios internacionales. En el balance de la evolución de la historia oral a lo largo de 25 años, realizado porJoutard en 1995, queda claro el doble movimiento de esta disciplina: ha alcanzado el rigor académico sin perder su dinamismo e inconformismo iniciales. La historia oral ha dado la palabra a los excluidos, en primer lugar a las mujeres, contribuyendo definitivamente a la historia de género. Ha prestado atención al mundo popular, aun en sus manifestaciones de extrema pobreza y analfabetismo, y tomado encuenta a las minorías, con frecuencia olvidadas por la historia tradicional. Una de sus aportaciones es la inclusión de un punto de vista diferente: el del imaginario creador de acción. Asimismo estudia “la memoria en sí misma como objeto de historia y no como su simple apoyo” (7). En este sentido, una herramienta fundamental es la encuesta oral, que despierta la memoria. La historia oral sedesarrolló junto con las grabadoras de sonido y se ha beneficiado con los progresos de las tecnologías informáticas de la comunicación, como los videos o el internet. El autor adelanta aquí algunas de las reflexiones sobre el uso de las grabadoras y el método de la encuesta oral, que abordará posteriormente. En América Latina puede hablarse de la polarización entre una tendencia militante, radicalmentealternativa, de la historia oral, y una

Reseñas

187

tendencia académica. En tanto a la primera le interesa hacer historia desde abajo, desde el punto de vista de los excluidos, sin interpretar ni tomar distancia, a la tendencia académica le interesa transformar la memoria en historia. La posición de Joutard conjuga ambas vertientes; se propone ser, más allá de memorialista, historiador,con todo lo que ello implica: tomar distancia, cruzar los discursos, confrontar los testimonios orales con textos escritos, mirar a los excluidos como participantes plenos de la historia. Es la crítica histórica la que puede dar validez a las voces de las víctimas de las numerosas opresiones que existieron en el siglo XX. El autor dedica dos de los nueve capítulos que constituyen el texto arastrear a los precursores de la historia oral. A este fin, en el capítulo inicial se remonta hasta Tucídides y Herodoto, aclarando que entonces era normal basarse en testimonios orales, pues apenas se contaba con documentación escrita. Tres siglos después de estos historiadores surge uno que afirma la superioridad de los testimonios orales sobre los escritos, ya para entonces abundantes. Polibiopiensa, sin embargo, que la presencia del historiador en los hechos relatados es aún superior al testimonio oral; sin embargo, el historiador debe estar capacitado para cumplir su función. No obstante este uso del testimonio oral, el desarrollo de las cancillerías de Estado, la multiplicación de los manuscritos, desde el acta notarial hasta el documento paleográfico, y más adelante la invención de laimprenta, colaborarán a que, en la época moderna, la información escrita tenga prioridad sobre la oral. Para algunos eruditos la escritura es sinónimo de verdad de los hechos. Las fuentes orales, y la tradición misma, empiezan a ser cuestionadas; un ejemplo de ello es lo asentado por Voltaire en su Diccionario filosófico, pues opone los relatos para niños o las fábulas, que fundamentan toda...
tracking img