Escamoteo de juristas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
el saqueo y se convirtió en una industria
permanente. Por algo se alzaban amenazadoras las murallas alrededor de las
nuevas ciudades fortificadas: sus fosos eran la tumba de la gens y sus torres
alcanzaban ya la civilización. En el interior ocurrió lo mismo. Las guerras de
rapiña aumentaban el poder del jefe militar superior, como el de los jefes
inferiores; la elección habitual de sussucesores en las mismas familias, sobre
Federico Engels – El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado
Proyecto Espartaco 2000 – 2002
142
todo desde que se hubo introducido el derecho paterno, paso poco a poco a ser
sucesión hereditaria, tolerada al principio, reclamada después y usurpada por
último; con ello se echaron los cimientos de la monarquía y de la nobleza
hereditaria. Asílos organismos de la constitución gentilicia fueron rompiendo
con las raíces que tenían en el pueblo, en la gens, en la fratria y en la tribu, con
lo que todo el régimen gentilicio se transformó en su contrario: de una
organización de tribus para la libre regulación de sus propios asuntos, se trocó
en una organización para saquear y oprimir a los vecinos; con arreglo a esto,
sus organismosdejaron de ser instrumento de la voluntad del pueblo y se
convirtieron en organismos independientes para dominar y oprimir al propio
pueblo. Esto nunca hubiera sido posible si el sórdido afán de riquezas no
hubiese dividido a los miembros de la gens en ricos y pobres, "si la diferencia
de bienes en el seno de una misma gens no hubiese transformado la
comunidad de intereses en antagonismo entrelos miembros de la gens" (Marx)
y si la extensión de la esclavitud no hubiese comenzado a hacer considerar el
hecho de ganarse la vida por medio del trabajo como un acto digno tan sólo de
un esclavo y más deshonroso que la rapiña.
* * *
Henos ya en los umbrales de la civilización, que se inicia por un nuevo
progreso de la división del trabajo. En el estadio más inferior, los hombres noproducían sino directamente para satisfacer sus propias necesidades; los pocos
actos de cambio que se efectuaban eran aislados y sólo tenían por objeto
excedentes obtenidos por casualidad. En el estadio medio de la barbarie,
encontramos ya en los pueblos pastores una propiedad en forma de ganado,
que, si los rebaños son suficientemente grandes, suministra con regularidad un
excedente sobre elconsumo propio; al mismo tiempo encontramos una
división del trabajo entre los pueblos pastores y las tribus atrasadas, sin
rebaños; y de ahí dos grados de producción diferentes uno junto a otro y, por
tanto, las condiciones para un cambio regular. El estadio superior de la
barbarie introduce una división más grande aún del trabajo: entre la agricultura
y los oficios manuales; de ahí laproducción cada vez mayor de objetos
fabricados directamente para el cambio y la elevación del cambio entre
productores individuales a la categoría de necesidad vital de la sociedad. La
civilización consolida y aumenta todas estas divisiones del trabajo ya
existentes, sobre todo acentuando el contraste entre la ciudad y el campo (lo
cual permite a la ciudad dominar económicamente al campo, como en laantigüedad, o al campo dominar económicamente a la ciudad, como en la Edad
Federico Engels – El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado
Proyecto Espartaco 2000 – 2002
143
Media), y añade una tercera división del trabajo, propio de ella y de capital
importancia, creando una clase que no se ocupa de la producción, sino
únicamente del cambio de los productos: los mercaderes.Hasta aquí sólo la
producción había determinado los procesos de formación de clases nuevas; las
personas que tomaban parte en ella se dividían en directores y ejecutores o en
productores en grande y en pequeña escala. Ahora aparece por primera vez una
clase que, sin tomar la menor parte en la producción, sabe conquistar su
dirección general y avasallar económicamente a los productores; una...