Escritor atípico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1889 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La expresión, o la consigna -uso esta palabra para dar gusto al politizado lenguaje del que los argentinos solemos jactarnos- Atípicos, que convoca este encuentro, no dejó de provocar cierta extrañeza en espíritus a quienes repugnan, sanamente diría yo, las etiquetas mediante las cuales se suelen zanjar problemas de comprensión en literatura. Con bastante razón porque, si se la acepta, habría quetener por lo menos una respuesta a una pregunta que va de suyo: si se trata de "atípicos", ¿cuáles serán los "típicos"? Autor de esa convocatoria, pero con muchos cómplices, lo que me hace menos responsable, confieso que no podría responder con comodidad y que, por ello, puedo pagar un elevado precio por actuar con supuestos que distan de ser universalmente compartidos. También mis cómplices,compañeros queridos, por haber aceptado sin resistencia una propuesta acaso más estruendosa que bien fundada.
Pero hoy, a punto de comenzar el trabajo, me atrevería a decir que no es para tanto; supongo, por un lado, que todos los que están aquí lo entendieron, sino no habrían aceptado participar, sin duda en virtud de un saber de experiencia acerca de lo que es típico y de lo que no lo es y, en sufuero íntimo, como gente que sabe administrar bien sus ideologías, cada uno, creyendo no equivocarse, debe haber redefinido el concepto, aunque, sometido cada uno a una pregunta policial como la anterior, habría tenido quizás las mismas dificultades que tuve yo para responder. Tal redefinición le ha dado, por añadidura, la oportunidad única de rescatar a su atípico preferido que, por serlo, habíapadecido olvido; o ninguno y, en consecuencia, todos los aquí intervinientes han podido o podrán en estos días enriquecer su personal inventario de buenas obras que, se sabe bien, no son muy fáciles de realizar en el campo literario: la crítica es una actividad feroz y desgastante, nadie la agradece aunque se conoce y a regañadientes se admite la importancia de su función social.
No obstante,por otra parte, sigue siendo complicado decir qué es un "atípico", escritor, obra o situación; no ocurre lo mismo con el concepto contrario; creo que todos sabemos de qué se trata y hasta nos atreveríamos, a su vez, a tipificarlo. Se diría, por empezar, que el típico posee cierto carácter de "representante", su función sería hacerse cargo de algo que no es, estrictamente hablando, literario, comocuando se dice que tal manifestación es "típica de" una época, una clase, una persona o un discurso y otras, en cambio, no lo son, por lo general porque no llegan a serlo, lo cual no les da por fuerza el carácter de "atípicas" en el sentido que se va insinuando; luego, en el alcance que por lo común se le da, también se reconocerían como típicos a escritores, obras o situaciones cuya obediencia adeterminados códigos semióticos preestablecidos constituye el fundamento de su identidad; por último -pero estas tres acepciones no agotan los rasgos de lo típico- podemos considerar que son típicas aquellas obras o escritores alojados en lugares consagrados de la literatura, lo que es decir, también, de la historia de la literatura, a veces con consecuencias pedagógicas y por lo tanto culturales,como ocurre en nuestro ámbito con Don Segundo Sombra por ejemplo, gracias a una reconocible y admitida relación con fenómenos sociales, gracias igualmente a lo que la crítica ha visto y depositado en ello.
Los "atípicos", en consecuencia, podrían ser buscados y hallados a partir de los rasgos que caracterizan la tipicidad aunque, por cierto, refinando los criterios para reconocerlos como tales.Tomemos, rápidamente y en primer lugar, la idea de la obediencia a códigos semióticos preestablecidos; serían, en esa perspectiva, atípicos los escritores de ruptura. Pero no todos sino sólo aquellos cuya tentativa no ha sido aceptada y que, por lo tanto, residen en el sistema literario como tumores enquistados, como indigeribles o inasimilables manifestaciones de rechazo o como existencias...
tracking img