Escritores importantes iberoamericanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8372 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PARTIDA
¡Todo acabó! La vela temblorosa
se despliega a la brisa del mar,
y yo dejo esta playa cariñosa
en donde queda la mujer hermosa,
¡ay!, la sola mujer que puedo amar.
Si pudiera ser hoy lo que antes era,
y mi frente abatida reclinar
en ese seno que por mí latiera,
quizá no abandonara esta ribera
y a la sola mujer que puedo amar.

Yo no he visto hace tiempo aquellos ojos
quefueron mi contento y mi pesar;
loa amo, a pesar de sus enojos,
pero abandono Albión, tierra de abrojos,
y a la sola mujer que puedo amar.
Y rompiendo las olas de los mares,
a tierra extraña, patria iré a buscar;
mas no hallaré consuelo a mis pesares,
y pensaré desde extranjeros lares
en la sola mujer que puedo amar.

Como una viuda tórtola doliente
mi corazón abandonado está,
porque enmedio de la turba indiferente
jamás encuentro la mirada ardiente
de la sola mujer que puedo amar.
Jamás el infeliz halla consuelo
ausente del amor y la amistad,
y yo, proscrito en extranjero suelo,
remedio no hallaré para mi duelo
lejos de la mujer que puedo amar.

Mujeres más hermosas he encontrado,
mas no han hecho mi seno palpitar,
que el corazón ya estaba consagrado
a la fe deotro objeto idolatrado,
a la sola mujer que puedo amar.
Adiós, en fin. Oculto en mi retiro,
en el ausente nadie ha de pensar;
ni un solo recuerdo, ni un suspiro
me dará la mujer por quien deliro,
¡ay!, la sola mujer que puedo amar.

Comparando el pasado y el presente,
el corazón se rompe de pesar,
pero yo sufro con serena frente
y mi pecho palpita eternamente
por la sola mujer que puedoamar.

Jose Joaquin Fernandez de Lizardi

José Joaquín Fernández de Lizardi, nació el 13 de noviembre de 1776 en la Ciudad de México.Fue el primer novelista hispanoamericano, también se desarrolló ampliamente como periodista; fue conocido como "El pensador mexicano". Pasó su infancia en Tepotzotlán, donde su padre ejercía la medicina. Cursó estudios de Filosofía en México. En 1816 comenzó aescribir novelas y algunas obras de teatro. En 1811, el "Diario de México", publica sus "letrillas satíricas", por uno de estos artículos es encarcelado, por orden del virrey Venegas. En 1812, comienza a publicar "El pensador Mexicano", título que usara también como seudónimo. En 1821 le vuelven a encarcelar a causa del diálogo "Chamorro y Domínguez", y en 1823, sus ataques a la iglesia le llevan ala excomunión. Falleció en México el 21 de junio de 1827 de tuberculosis.

Opinion:
Habla sobre como es la vida de un chico que le apodan el periquillo porque se llamaba pedro y de cariño le decian perico y luego tenia un saco verde y como le da sarna se le queda el periquillo sarniento habla sobre toda su vida de este chico todo lo que le pasa, asi como todas sus aventuras que el vive , lobueno y lo malo de toda su vida, asi como que el empezo a poner muchos apodos para vengarse de lo que le abian echo, bueno de sus apodos que le habian puesto, el es un chico pobre pero pues que trata de ser feliz y de salir adelante y es todo un picaro como es.



Periquillo Sarniento

Ésta sí fuera asistencia honrosa, y los mayores elogios que pudieran lisonjear el corazón de sus parientes;porque las lágrimas de los pobres en la muerte de los ricos, honran sus cenizas, perpetúan la memoria de sus nombres, acreditan su caridad y beneficencia, y aseguran con mucho fundamento la felicidad de su suerte futura con más solidez, verdad y energía que toda la pompa, vanidad y lucimiento del entierro.
¡Infelices de los ricos cuya muerte ni es precedida ni seguida de las lágrimas de lospobres!
La pobre de su merced me reprendía mis extravíos, me hacía ver que ellos eran la causa del triste estado a que nos veíamos reducidos, me daba mil consejos persuadiéndome a que me dedicara a alguna cosa útil, que me confesara, y que abandonara aquellos amigos que me habían sido tan perjudiciales, y que quizá me pondrían en los umbrales de mi última perdición. En fin, la infeliz señora hacía...
tracking img