Escuela militar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (889 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La palabra no es cautivar, no. La palabra correcta es impresionar. Mirar fijamente los inquisidores ojos de vidrio de una virgen o detenerse a espiar la espalda cubierta de sangre de un cristo sinconmoverse es imposible. Echar un vistazo a las obras creadas por el genio colonial quiteño implica estar dispuesto a hacer muecas —a veces de sorpresa, a veces de horror— y también a saborear laobsesión (tan barroca) por el detalle en exceso. La popular Escuela Quiteña no tiene fecha de nacimiento, lugar de residencia o papeles que certifiquen su pedigrí; eso sí, es rica en leyendas, belleza yvirtuosismo. Incluso llamarla Escuela Quiteña, según los entendidos, es impropio, por la ausencia de una definición de sus características desde la historia del arte. Pero bien vale permitirse estalicencia en nombre del encanto del paseo y de la creencia generalizada de los orgullosos quiteños. Guías expertos y principiantes (bilingües o trilingües), curas, abuelas o tíos entendidos en la materiason, por lo general, la fuente de información de todo aquel que decida darse una vuelta por alguna de las muchas iglesias coloniales que pueblan el centro histórico de Quito, el más grande deLatinoamérica. Una vehemente guía del Convento de San Agustín, por ejemplo, me explica vehemente que la característica común de la Escuela Quiteña es —como todos saben— su técnica de encarnado, que da unaapariencia más natural a la piel del rostro, por efecto de la frotación con una vejiga de cordero sobre una mezcla de pintura y linaza, tornándola rosada. ¿Otra? El movimiento de los cuerpos, en lasesculturas principalmente, que siempre se muestran en actitud serpenteante. Ah, y su periodo de esplendor fue el siglo xviii. Si hay algo más que deba saberse antes de entrar en los fríos e imponentes templosde Quito, es que el trabajo escultórico tiene una personalidad más vigorosa y definida que el pictórico. No hace falta tener un ojo entrenado ni conocimientos especiales para inclinarse de...
tracking img