Escuela quiteña

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3005 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESCUELA QUITEÑA
[pic]
La escuela Quiteña tiene su origen en la escuela de Artes y Oficios, fundada en 1552 por el sacerdote franciscano Jodoco Ricke, quien junto a Fray Pedro Gocial transforma el colegio San Andrés, en el lugar donde se forman los primeros artistas indígenas.
La pintura Quiteña se caracterizó por el uso de una paleta de colores ocre y colores fríos más cercana a la europea,utiliza grandes espacios abiertos y trabaja la figura humana en perspectiva lineal. Las máximas figuras de la pintura Quiteña fueron el Pintor Miguel de Santiago (1626-1706), Nicolás Javier de Goribar en el siglo XVII y Bernardo Rodríguez con Manuel Samaniego en el siglo XVIII.
Tras la ratificación del Concilio de Trento que aprueba el destino y el uso de las imágenes religiosas con el fin depromover la fe católica, Quito se convierte en el principal centro de producción de imagineria hispana en conjunto con México. Los temas principales que representó fueron el nacimiento de Cristo, las figuras de Jesús y las distintas advocaciones de María. En Quito cabe destacar la figura de Bernardo de Legarda y Manuel Chili, llamado Caspicara .
Publicado por Museo del Carmen de Maipú[pic][pic][pic][pic][pic][pic]

julio 2005
La palabra no es cautivar, no. La palabra correcta es impresionar. Mirar fijamente los inquisidores ojos de vidrio de una virgen o detenerse a espiar la espalda cubierta de sangre de un cristo sin conmoverse es imposible. Echar un vistazo a las obras creadas por el genio colonial quiteño implica estar dispuesto a hacer muecas —a veces de sorpresa, a veces dehorror— y también a saborear la obsesión (tan barroca) por el detalle en exceso. La popular Escuela Quiteña no tiene fecha de nacimiento, lugar de residencia o papeles que certifiquen su pedigrí; eso sí, es rica en leyendas, belleza y virtuosismo. Incluso llamarla Escuela Quiteña, según los entendidos, es impropio, por la ausencia de una definición de sus características desde la historia del arte. Perobien vale permitirse esta licencia en nombre del encanto del paseo y de la creencia generalizada de los orgullosos quiteños. Guías expertos y principiantes (bilingües o trilingües), curas, abuelas o tíos entendidos en la materia son, por lo general, la fuente de información de todo aquel que decida darse una vuelta por alguna de las muchas iglesias coloniales que pueblan el centro histórico deQuito, el más grande de Latinoamérica. Una vehemente guía del Convento de San Agustín, por ejemplo, me explica vehemente que la característica común de la Escuela Quiteña es —como todos saben— su técnica de encarnado, que da una apariencia más natural a la piel del rostro, por efecto de la frotación con una vejiga de cordero sobre una mezcla de pintura y linaza, tornándola rosada. ¿Otra? El movimientode los cuerpos, en las esculturas principalmente, que siempre se muestran en actitud serpenteante. Ah, y su periodo de esplendor fue el siglo xviii. Si hay algo más que deba saberse antes de entrar en los fríos e imponentes templos de Quito, es que el trabajo escultórico tiene una personalidad más vigorosa y definida que el pictórico. No hace falta tener un ojo entrenado ni conocimientosespeciales para inclinarse de inmediato por la escultura quiteña de tiempos de la Colonia. San Agustín Chile 924 esquina Guayaquil, Centro Histórico; T. 593 (22) 951 001; lunes a viernes de 9 a 12:30 y de 14:30 a 17 horas; sábados de 9 a 13 horas; un dólar adultos y 0.50 niños; el recorrido toma 30 minutos La temperatura cambia abruptamente, también la banda sonora. Del calor y el bullicio de una de lasesquinas más movidas del centro quiteño, se pasa a una especie de congelador y a un silencio total garantizado por las gruesísimas paredes del convento agustino, levantado hace 400 años. Sólo cruzar la enorme puerta que separa la colecturía del patio central y comienza lo interesante. Lo primero que llama la atención es la continuidad a lo largo de cuatro corredores con cuadros enormes de un...
tracking img