Escuela y subjetividad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8610 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Escuela y subjetividad

La reciente publicación de la novela póstuma de Albert Camus, El primer hombre, obra de
carácter autobiográfico en la que estaba trabajando cuando, el 4 de enero de 1960, sufrió
el terrible accidente de automóvil que le causó la muerte, proporciona ricos elementos de
reflexión sobre las funciones sociales de la escuela, acerca de algunas posibles alternativas
a losmecanismos escolares de relegación de los estudiantes procedentes de las clases trabajadoras,
y también materiales para comprender el importante papel de las interrelaciones
existentes entre familia y escuela en el proceso mismo de subjetivación.
Sociología de la Educación
Los trabajos de algunos sociólogos críticos
de la educación han puesto de manifiesto
que la homología estructuralexistente entre
la cultura escolar y la cultura de las familias
de clase media refuerza las posibilidades
de éxito académico de los niños pertenecientes
a estos grupos sociales, mientras que, por
el contrario, la distancia que separa los valores
y representaciones dominantes en los centros
escolares de los códigos específicos propios
de las culturas populares contribuye a
penalizar y a excluir alos niños procedentes
de las clases trabajadoras. Esto explicaría, en
parte, que el fracaso escolar recaiga predominantemente
y de forma unilateral sobre los
niños de las clases más pobres.
Para contrarrestar este sesgo, algunos
equipos de renovación pedagógica han tratado
de introducir en las aulas las culturas populares,
y proponen una enseñanza activa y
creativa que haga más atractivala transmisión
de saberes. Sin embargo, y pese a su loable
intención, en múltiples casos, la puesta en
práctica de pedagogías renovadoras o
relativistas -en tanto que pedagogías alternativas
a las enseñanzas tradicionales-, lejos de
resolver el problema de la desigualdad escolar,
lo han agravado, ya que han terminado por
convertir a muchos centros públicos en guetos
recreativos en losque se hace de todo para no
aprender nada.
UNA FAMILIA EN LA QUE NO SE LEÍA NI ESCRIBÍA
Albert Camus nació en Argelia el 7 de noviembre de 1913. Su padre había sido uno de los muchos colonos
que se embarcaron, engañados por el Gobierno francés, en busca de El Dorado. Allí conoció y se casó con una
española procedente de Mahón, que había emigrado a Argelia con su familia. Camus fue el segundohijo de este
matrimonio. Al año siguiente del nacimiento del pequeño Albert, su padre fue movilizado y murió en la Primera
Guerra Mundial como consecuencia de las heridas que le causó en la cabeza la esquirla de un obús. Su madre,
mientras esperaba inútilmente el regreso de su marido, se instaló -en principio provisionalmente, pero en realidad
de forma definitiva- con los dos niños en Argel, encasa de su madre. Albert Camus pasó desde los 8 meses hasta
los 17 años en aquella casa del barrio obrero de Belcourt, en la que convivía con su madre, su hermano, su tío y su
abuela Esta última gobernaba el hogar. El niño sabía poco de su padre, un hombre nacido en un orfelinato francés,
obrero en Saint Denis, soldado en Marruecos contra los marroquíes. De él «sólo subsistía un recuerdoimpalpable
como las cenizas de un ala de mariposa quemada en el incendio de un bosque».
Albert Camus creció en el seno de una familia «desnuda como la muerte», en «donde no se leía ni escribía».
Su abuela española «había dominado más que nadie su infancia». Son numerosas en el libro las referencias a «la
pobreza, la invalidez, la estrechez elemental en que vivía toda su familia. Sin quererlo-escribe-, se hacían daño
unos a otros, simplemente porque eran, cada uno para el otro, los representantes de la indigencia menesterosa y
cruel en que vivían». Es como si la cegadora luz blanca del sol argelino, el polvo gris y las montañas azules que
rodeaban aquel barrio pobre, olvidado de la civilización, confiriesen un sentido de irrealidad a una familia instalada
en una «memoria en sombras. La...
tracking img