¡Escupe para arriba!… estás seguro ¿dónde te caerá?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1070 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por: Jessica Paola Rodríguez Escobar
Estudiante de Psicología – Universidad del Valle
e-mail: jessica.rodriguez@elclavo.com
Blog: calielocuencia.blogspot.com (La elocuencia de Jessimiel)

¡ESCUPE PARA ARRIBA!…
Estás seguro ¿dónde te caerá?

– ¡Hola! ¿Cómo estás?
–Ve, qué pena con vos, ya casi llego, es que hay un trancón impresionante. En 20 m. n. estoy allá. ¿Vale?
–Bueno, te esperoen la biblioteca.
–Listo pues, allá nos vemos. Chao

Era mentira, el flujo de los carros era corriente. Madrugar nunca ha sido uno de sus fuertes y el llegar a una hora determinada, tampoco.

Cuando por fin llegó, le marcó y se encontraron en el primer piso del edificio y lo que vio por casi tercera vez, no le gustó. El sujeto traía unos pantalones anchos, una camisa que francamente no lequedaba bien y el corte de cabello, ni hablar. Su gusto en absoluto se inclina por el corte de rapado y mucho menos con el aplicado de una mota parada al inicio de la frente. No obstante, en contraste a su criterio, para el sujeto que llamaremos Enrique, ella se veía asombrosa, tanto así que los elogios no se hicieron esperar. Su profunda mirada que en ocasiones hacía que Enrique se viera intimidado,siempre le daba un matiz de misterio a sus encuentros.

Hablaron de las cotidianidades en las que habían transcurridos los días desde aquella noche donde la luna fue testigo de aquellos pensamientos retorcidos, frases sin elocuencia producto de casi una docena de cervezas; en fin, deseos no consumados. Salieron de la biblioteca sin rumbo, caminando y riendo de las estupideces con las que salíaEnrique. Eran las 11 de la mañana y el sol estaba en todo su esplendor.

– ¿Me has pensado?...
– ¿¡Qué!?... –risas-. Sí, claro. Y ¿vos?...
–Cada minuto. Es extraño, trato de concentrarme en lo que estoy haciendo, pero de nuevo me embarga tu recuerdo… Tus besos, sí, son ellos. La verdad es que no veía la hora de verte. Creí que no vendrías…
–… No, cómo crees. Es que, como te dije cuando mellamaste, había un trancón ni el berraco…
–… Bueno, pero estás aquí y eso es lo que importa ¡Estás tan bonita! Dime, qué hiciste para embrujarme.
– (risas)…mmm... Nada.

Estar con él solo le gustaba al inicio y al final de un beso. Ciertamente ese tipo de elogios le entraban y le salían por el otro oído. Los besos era lo único que disfrutaba; él, definitivamente, besaba como nadie. Un entuque, esoera Enrique para ella. Sin embargo, en varias oportunidades él mismo le hizo cierto tipo de comentarios como quien quiere la cosa seria, pero ella se hacía la loca; no le interesaba estar con “nadie” en una relación estable, perdón, con Él.

El almuerzo transcurrió sin comentarios de ningún tipo, salvo que Enrique no sabía comer con cubiertos. Ella –démosle un nombre ya-, Tamara, le diopequeñas instrucciones de cómo hacerlo, pero Enrique, al parecer, no daba indicios de progreso en la mesa. Vacíos los platos, se fueron a descansar en el corredor de los novios, la parte posterior de la biblioteca, famosa por ser eso, un lugar de descanso y de muchos besos (si es que se goza de una buena compañía).

Estando allí, desinhibida de algún conocido que pudiera observar, Tamara y Enrique sebesaron y besaron hasta el punto en el que el miembro de Enrique hizo su notoria aparición. Eran las 3 de la tarde, el sol seguía esplendido y los dos se dirigieron a la biblioteca de nuevo. Tamara quería revisar su correo, asegurándole a Enrique, quien insistía en ver una película, que en cuanto terminara irían a verla. Era un día especial, muy especial para Enrique, pues había gozado de sucompañía, por primera vez desde que la conoció, buena parte del día.

–Aló, sí, ¿con quién hablo?... –no escucho bien, voy a salir, ya vengo- ¡Hola! ¿Cómo estás? ¡Qué rico escucharte!
–Bien mi amor. Aquí, pensándote mucho. ¿Dónde estás?
–Hoy no tuve clase, estoy en la biblioteca.
– ¿¡Así!?... Y ¿qué haces por allá?...
–… mmm... Estoy revisando mi correo, leyendo y… entreteniéndome un rato.
–Hay...
tracking img