Esopo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (469 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESOPO

Fue un fabulista griego originario de Asia menor. La historia cuenta que era un esclavo jorobado, tartamudo y de extrema fealdad. Se dice que, incluso, fue acusado, sin base cierta, de haberrobado un cáliz de oro del templo de Delfos. En castigo por este delito, fue arrojado a un abismo por los habitantes de Delfos.

Se supone que vivió entre el 620 y el 560 antes de Cristo, y se leconsidera el “padre de todos los fabulistas", precursor de un género que luego tendría grandes exponentes, como Jean La Fontaine, en Francia, en el siglo XVII, y Félix María Samaniego e Iriarte, enEspaña, en el siglo XVIII.

Sus relatos se caracterizan por ser narraciones cortas y tener siempre una conclusión moralizante o "moraleja". En ellas, Esopo "humaniza" las conversaciones de los animalesy plasma todos los vicios y virtudes de los hombres, con un gran talento satírico. Sus fábulas eran verdaderas alegorías morales.

Se supone que no dejó textos escritos y de él se sabe tan poco,que en algún tiempo se le consideró como un personaje legendario. De todos modos, con sus relatos, que se conservaron por tradición oral, logró la universalidad y su nombre perduró hasta nuestros días.En el terreno de lo anecdótico, se cuenta que, como esclavo, su vida transcurrió al servicio de un filósofo llamado Xanto, quien lo habría comprado en un mercado al apreciar su agudo ingenio enpugna con otros dos esclavos.

Desde entonces, Esopo se hizo consejero inseparable de Xanto. La sabiduría y el ingenio del fabulista le fueron valiosísimos a éste.

Un día, Xanto, que había bebidocon exceso, tuvo la disparatada ocurrencia de apostar con cierto ciudadano a que sería capaz de beberse toda el agua del mar. El otro, naturalmente, aceptó la apuesta.

Cuando Xanto, al día siguientey sobrio, reparó en el dislate cometido, se dirigió angustiadamente a Esopo para pedirle consejo.

Esopo sonrió y condujo a su amo hasta la playa, donde el otro apostante aguardaba, en medio de...
tracking img