Espíritu de la filosofía medieval resumen capítulos xiv y xv

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2992 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 5 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El espíritu de la filosofía medieval
Capítulo XIV
El amor y su objeto

* Para concebir al amor como un objeto natural, los hombres de la Edad Media no tenían más que mirarse a sí mismos, en ello eran semejantes a los hombres de todos los tiempos. Tenían bases en Ovidio y El arte de amar, en Aristóteles, o en el siglo XII, San Bernardo y sus discípulos habían construido ya una doctrinacompleta del amor cristiano, partiendo de una misma realidad: la experiencia común del egoísmo y la sensualidad, del deseo humano en su más pobre desnudez.
* Lo primero que caracteriza a este deseo es que inmediatamente se dirige hacia el Yo. Lo mencionan así San Bernardo y Guillermo de Saint-Thierry. Mencionan que el amor humano comienza necesariamente siendo egoísta y carnal.
* Nacido de undeseo carnal, el hombre necesita vivir, luchar y adquirir con que mantenerse, y no puede hacerlo planteándose a sí mismo como objeto de deseo. Como no puede quererse a sí mismo sin querer todo cuanto le es necesario, primero se quiere él y luego a todo lo demás, pero sólo por amor de sí mismo.
* A simple vista no se ve porqué los hombres con su inteligencia, no habrían de satisfacer susdeseos. El hombre con un poco de pan y agua debiera ser dichoso, pero no lo es. Todo ocurre como si cada uno de nosotros no pudiera perseguir otro fin sino su felicidad, pero fuese incapaz de alcanzarla, porque todo le gusta, pero nada le conforma.
* La impresión que genera en el hombre esa persecución de una satisfacción que siempre huye, es primero, un profundo trastorno. Por no poseerlo, elhombre va errante de objeto en objeto. Llevado por el movimiento que lo arrastra, pierde un bien para adquirir otro, agota un placer para experimentar otro, la caza del placer no es sino la decepcionante imagen de la paz que le falta.
* En ese punto es donde se coloca la “conversión” recomendada por el pensamiento medieval. La ascética de la moral cristiana es una ascética positiva; en lugar demutilar el deseo negándole su objeto, lo colma revelándole su sentido. Si nada de lo que le es dado es capaz de satisfacerlo, quizá sea porque es más vasto que el mundo. Lo que entonces se le propone es resignación, pues sería una locura extenuarse queriendo aplacar un hambre que renace de los mismos alimentos que se le ofrecen. Pero ¿qué se le da al hombre para compensar ese renunciamiento?
* Lainsaciabilidad del deseo humano tiene un sentido positivo: un bien infinito nos atrae.
* El problema del amor, en una filosofía cristiana, es exactamente paralelo al problema del conocimiento. Para el intelecto, el alma es capaz de la verdad; para el amor, el alma es capaz del Bien; su tormento procede de buscar sin saber qué está buscando y dónde debe hacerlo.
* Dios ha querido todas lascosas, y particularmente al hombre como ser inteligente, para poder participar de su gloria. La búsqueda de Dios que en los demás seres sólo es vivida, en el hombre es conocida y consciente. No tiene suficientes luces para saber que el Bien le es accesible, pero tiene bastante para saber que eso es lo que busca y por qué.
* Es cierto decir que la causa de nuestro amor de Dios es Dios, pues élcrea nuestro amor al crearnos. Pero si esto es verdad, hay que ir todavía más lejos, pues ya que el amor es una busca que quiere llegar a ser posesión, decir que sin Dios no seríamos capaces de amar a Dios, es decir que sin Él ni siquiera seríamos capaces de buscarlo.
* La cuestión difícil es, pues, la naturaleza misma del amor. Desde el momento que se plantea a Dios como el Ser absoluto, seplantea un Bien absoluto y como el bien es el objeto del amor, nos vemos llevados a plantear un amor absoluto. Hasta es el gran mandamiento.
* Todo amor humano es espontáneamente, normalmente, un amor más o menos interesado.
* Desde el momento en que se admite la existencia de un bien absoluto como lo define el Cristianismo, el deseo humano se halla entonces en presencia de un objeto...
tracking img