Español

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1651 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuatro años de « el Dipló »

Si para algo sirven los aniversarios, es para espiar el futuro mirando hacia atrás. Hace cuatro años, cuando apareció Le Monde diplomatique edición Cono Sur en Buenos Aires (luego, sucesivamente, en Santiago de Chile, Bogotá, Caracas y La Paz; pronto quizá, mirando un poco hacia adelante, en Lima), los países de la región –y muy en particular Argentina– seencontraban en la cresta de la ola neoliberal que devastaba el mundo. Devastaba, pero desde esa cima muchos –la mayoría, y entre ellos muchísimos de los que resultarían los principales damnificados– fingían ignorar que cabalgaban una falsa promesa. Los argentinos que estaban convencidos de que un peso valía un dólar, por ejemplo.

Sin asomo de falsa modestia debemos decir aquí que los que nos atrevimos atraer el Dipló a estos pagos –todos: nuestros amigos franceses, los inversores, la empresa, el equipo de redacción y los colaboradores externos– teníamos la convicción y el coraje de nadar contra esa corriente. O mejor, de percibir que una ola de fondo sorda y oscura, pero poderosa, se preparaba. De anunciarla y acompañarla. Digamos, para terminar con esta vanagloria de un día, que si el Dipló seha impuesto no sólo en el mercado (el boletín de mayo 2003 del Instituto Verificador de Circulaciones indica una venta neta en Argentina de 21.854 ejemplares, a los que debe agregarse mil suscriptores), sino como una publicación de referencia y consulta, fue por su honestidad.

Porque no hay más mérito en eso que no tener ataduras ni intereses de ningún tipo con ese desvergonzado carnaval quees el neoliberalismo. Todos, desde los “excelentes técnicos” de la economía, pasando por los dirigentes políticos y los medios de comunicación hasta los sectores sociales que aceptaron sus promesas y el espejismo de su mayor éxito inicial –una fuerte liquidez– sabían o debían saber que estaban tratando de sacar el mayor provecho individual de una construcción que se desmoronaría tarde o tempranoprovocando la ruina colectiva. En Argentina, que fue el mejor alumno del neoliberalismo y por lo tanto el país donde éste alcanzó el paroxismo de su falso esplendor y provocó el mayor estruendo en su caída, la dictadura militar sentó las bases desde 1976; el radicalismo y el peronismo, en sus versiones alfonsinista y menemista –electoralmente el 80% de la ciudadanía en esos años– lo profundizaronalegre y descaradamente luego. A pesar de la diferencia en las formas, hay una oscura ligazón de intereses –y a la postre, de ideología– entre los crímenes que la dictadura cometía con sus propias manos y los crímenes sociales que las democracias alfonsinista y menemista decían querer combatir y no sólo no combatían, sino que provocaban.

Pero la ola de fondo acabó manifestándose, de la lenta yconfusa manera en que los procesos sociales se manifiestan en democracia. El progresivo afianzamiento del gobierno venezolano; Lula en Brasil; Gutiérrez en Ecuador; Kirchner en Argentina y lo que es más interesante de considerar: los acontecimientos que precedieron esos cambios políticos. La ola de descontento popular que acabó con el gobierno de la Alianza en Argentina; las alianzas políticas,impensables en otro tiempo, que hicieron que el Partido de los Trabajadores arrasara en Brasil; la pueblada cívico-militar que restituyó en el gobierno al presidente Chávez en Venezuela; un coro de lamentos y furor contra las consecuencias del neoliberalismo que predice cambios similares en Uruguay, El Salvador, Paraguay, Bolivia…

La región ha cambiado, el mundo ha cambiado en estos cuatro años. Elneoliberalismo está en retirada, cubriéndose las espaldas a tiros, en un sentido cada vez más literal. ¿Hacia dónde van esos cambios? Hay respuestas para todos los gustos, pero una sola certeza. Se trata de preservar lo que queda y de recuperar lo que se ha perdido de las principales conquistas civilizatorias: el sentido de progreso social; la democracia, entendida como libertad, igualdad y...
tracking img