Español

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 208 (51824 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
APUNTES


PARA LA

HISTORIA DE IRAPUATO









BIBLIOTECA DE HISTORIA MEXICANA

P. MARTINEZ DE LA ROSA













ADVERTENCIA


Convencido el autor de este libro de que quienes le precedieron en el tema que aborda en sus páginas, tal vez por pereza intelectual o por falta de agudo sentido crítico, no han hecho otra cosa que repetir o aceptar lo quetradicionalmente se ha escrito sobre la fundación de Irapuato, sin detenerse a meditar si estos relatos están basados en la realidad o en simples suposiciones, ha procedido a la inversa; es decir para elaborar su obra prefirió abrevar en las fuentes primarias. De lo que existe impreso sólo aprovechó aquellos datos que le merecieron absoluta confianza, sujetos, por supuesto, a previa y estrictacomprobación. Después se entregó a la ímproba tarea de buscar y reunir, con verdadera paciencia benedictina, una gran masa de materiales inéditos o desconocidos, que exhumó el Archivo General de la Nación y de otros importantes depósitos estatales o que le fueron franqueados por generosos particulares, que los conservan en sus bibliotecas como oro en paño.
Finalmente, Martínez de la Rosa hizola elección juiciosa de la materia prima y, con rico y magnifico acervo documental, se dedicó por años a redactar esta obra novedosa y esclarecedora, que damos a luz con el título de Apuntes para la historia de Irapuato, volumen inicial de la Biblioteca de Historia Mexicana, que hoy nace bajo el signo de la Editorial Castalia.
En la historiografía mexicana figuran con ventaja muchos nombresde ilustres guanajuatenses que han contribuido en mayor o menor grado, a enriquecer nuestro acervo bibliográfico relacionado con la reconstrucción del pasado. La lista comenzaría con el liberal José María Mora(1794-1850), con el aristocrático Lucas Alamán (1792-1853), con su adicionar y rectificador José María de Liceaga (1785-1870), con el erudito Luis González Obregón (1865-1938) y con elcombativo y admirado Luis Chávez Orozco, cuyas discutibles, apasionadas o meteoritos producciones alcanzan dimensiones nacionales. En escala local puede citarse la frondosa obra que nos legó el canónigo José Guadalupe Romero (1814-1936), Luis Marmolejo (1834-1885). Agustín Lanuza (1870-1936), Pedro González, el profesor Ignacio Ramírez Velasco Mendoza o Fulgencio Vargas y la de quienes aúnviven, como la de Wigberto Jiménez Moreno, Luis I Rodríguez, Francisco de la Maza, Rafael Zamarrón, Arroyo, José Rojas Garcidueñas y otros que no citamos, con petición de que se nos perdone el olvido.
Guanajuato tiene fama de haber dado a México grandes y buenos historiadores, mas tiene que agradecer a Martínez de la Rosa, modesto lógico reflexiono y acucioso investigador la singular aportaciónde su serio y concienzudo trabajo de historia local, que tan directamente le atañe, sobre todo, por haberlo realizado con acendrado cariño un viejo y agradecido huésped de la industriosa ciudad de Irapuato, mexicano sí pero procedente lejano solar nativo. El ha puesto los cimientos, sólidos por cierto, para que futuros historiadores laboren con idéntico rigor científico, cuando se intenteformar y depurar nuestra historia regional, sin la cual no será cosa fácil escribir y revisar la de toda la nación a la cual pertenecemos.


Agustín Arroyo CH.



























CAPÍTULO PRIMERO

I. Primitiva población indígena de Irapuato, y lugar de su residencia. II Extensión probable del Imperio Tarasco. Irapuato comprendido dentro de esteimperio.- III. Pames, guachichiles, tarascos, otomíes y chichimecos como primitivos pobladores de Irapuato.-IV: El Arroyo del negro.

El origen del primitivo pueblo indígena de Irapuato se pierde en la obscuridad de los tiempos. Para quienes han seguido la equivocada interpretación dada a ese nombre. “lugar de aguadores, casas bajas; lugar pantanoso”- suponen a los indígenas ocupando, precisamente...
tracking img