Espacio-tiempo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2880 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una reflexión sobre el tiempo y el espacio

Las reflexiones sobre la vida están íntimamente vinculadas con el espacio y el tiempo. Estas nociones nos son inseparables, coalescemos con ellas.
Con frecuencia uno se pregunta cómo construir una definición de estas nociones tan básicas, e intuitivamente claras, sin elaborar una tautología, sin que sea tan general que su vaguedad la disipe, sin queuno repita una variación de lo que han escrito todos los que han abordado el tema; tal vez todos los filósofos.
Parecen conceptos triviales, elementales y definibles pragmáticamente de manera sencilla, aunque rápido podemos intuir complicaciones. Probablemente todos afirmarían saber qué son el tiempo y el espacio, pero no aceptarían explicarlo; así escribió, refiriéndose al tiempo, AureliusAugustinus (354-430; conocido como San Agustín) .
Ideas básicas sobre el espacio y el tiempo, necesarias en cualquier descripción del mundo, seguramente se remontan a los primeros escritos sobre el tema. Podría uno atreverse a afirmar que una condición necesaria, pero no suficiente, para destacar como filósofo, es haber cavilado sobre estas nociones y haber dejado algo escrito.
Al establecer lasbases científicas de la física propiamente dicha, incorporando las matemáticas y la experimentación de manera indispensable, Galileo Galilei (1564-1642) e Isaac Newton (1643-1727), reflexionaron y usaron sus percepciones sobre estos conceptos, definiendo su carácter práctico el primero y su sentido absoluto el segundo. El tiempo y el espacio que todos percibimos, de los que todos hablamos y todosmedimos, nada tienen de simple. Estos conceptos habrían de ser revisados y modificados en forma profunda, aunque sutil, por Albert Einstein (1879-1955), al iniciarse el siglo XX su visión, menos intuitiva, alteró nuestras intuiciones sobre relojes y cintas métricas.
Tras las más simples consideraciones, las preguntas y las dudas se acumulan y complican; las respuestas las seguimos buscando.
Porcierto que la masa, asociada al peso -sin serlo- tiene una complejidad semejante; es igualmente esencial en nuestra descripción de la Naturaleza y es posible abordar su definición en términos operacionales; con balanzas, por supuesto, y nada tiene que ver con lo que ocupa un lugar en el espacio. Como a los dos conceptos que nos ocupan, también, su definición es igualmente escurridiza.

Del tiempoAntes y después, ayer o mañana, son palabras que hacen referencia al tiempo de manera implícita, ordenan hechos, sin que entre estos haya –necesariamente- conexión alguna; el orden aparece simplemente porque ocurrieron unos antes que otros, para nosotros. Un aspecto claro de este ordenamiento de eventos es la necesidad de cuantificar qué tan lejos están unos de otros; a estas separaciones lesllamamos lapsos o intervalos. Así, el tema es cómo comparar intervalos. Operacionalmente, el tiempo es lo que mide un reloj, como los de pulsera, o el Sol, que es nuestro cronómetro favorito o cuando menos el más socorrido a través de la historia. Un reloj es un instrumento que, a través de un procedimiento reproducible y repetitivo, asocia números al tiempo, dándole un carácter cuantitativo. Esteinstrumento, para ser de utilidad, debe ser de fácil acceso y reproducible, es decir, los intervalos que genere deben ser siempre iguales, periódicos, independientes del lector, del fabricante, del material que los constituye, etc. En estos términos, el Sol es un pésimo reloj, dado que no hay dos días iguales en el año, ni dos iguales de un siglo al siguiente; vista con cuidado, la Tierra se muevede modo irregular alrededor del Sol, sus giros anuales varían debido a que jamás recorre la misma órbita, además de irse frenando, tanto en su pulular circunsolar, como en el giro diario sobre su propio eje, mismo que nunca apunta en la misma dirección. Desde los albores de la civilización, fue el Sol quien guió las estrategias para medir el tiempo, horas y minutos. Hasta el siglo XVII no hubo...
tracking img