Espiritualidad laica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (632 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Reflexión sobre la espiritualidad laical

Hoy vamos a compartir algunos momentos de reflexión y lo haremos desde nuestro lugar de laicos. Conviene para ello recordar que nosotros somos bautizados ypor lo mismo somos iguales todos en Cristo y corresponsables de la misión de la Iglesia. No estamos separados del presbítero, ni del religioso o religiosa pero, nuestro modo de ser es nuestra formade manifestarnos en el mundo y que nos distingue porque nos es propia, somos laicos. Esta es nuestra condición y es en ella en donde somos llamados por Dios. El mundo es el lugar físico en el quecaminamos como padres, como madres, como profesionales, como estudiantes, como trabajadores, y lo hacemos de un modo particular, porque lo hacemos movidos por la fe, apoyados en la oración e impulsados porel Santo Espíritu de Dios. Somos puertas en el mundo y a través de ella Dios se derrama al mundo, por donde Él fluye hacia los demás. Esta realidad nos mueve a la fidelidad para con nuestra vocaciónde cristianos y nos mueve a ser prestos en responder, porque el llamado viene de Dios y nuestro mundo necesita de la cruz de Cristo para poder salvarse. Tenemos la vocación común de la santidad y Diosnos ha confiado el mundo para que lo santifiquemos, lo que tenemos que realizar a través de la obediencia a nuestro Padre Bueno y Eterno y a través de nuestra prontitud en realizar esta tarea que nosha encomendado a cada uno de nosotros, ahí donde estamos.
Somos cristianos porque seguimos a Cristo y este seguir consiste en imitarle en la vida, en la Iglesia, en la práctica del amor. Significaamar a Cristo, pensar en Cristo y obrar según Cristo.
El sacerdote consagra a Dios el pan y el vino de la misma manera que el laico consagra el mundo a Dios. Nuestra misión consiste en ser hostiasinmaculadas. Consiste en el constante martirio de la renuncia para con nosotros al aceptar obedecer al Padre. No es al hombre a quien hay que obedecer, es a Dios. Pero es el hombre el lugar que Dios...
tracking img