Esposito miguel angel (tp administrativo)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1155 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Anexo prueba documental al expediente iniciado a la CÁTEDRA TAWIL-AHE DAFNE S.

Hechos:
El 19 de abril de 1991, la Policía Federal Argentina practicó una detención masiva o “razzia” de “más de ochenta personas” en la ciudad de Buenos Aires, cerca del estadio Club Obras Sanitarias de la Nación, donde se realizaba
un concierto de música rock. Allí Walter David Bulacio, de 17 años de edad, fuedetenido junto a otras personas y fue trasladado a la Comisaría 35ª. Esta comisaría se regía por una normativa interna que dejaba en las manos del Comisario Espósito la apreciación de labrar actuaciones sin promover consulta a ningún tribunal.
En la seccional fue golpeado por agentes policiales. Posteriormente los detenidos fueron liberados sin que se abriera causa penal en su contra,desconociéndose los motivos de la detención e incumpliéndose con el deber de comunicar esta detención al juez de menores y a los familiares. Sin embargo, Walter Bulacio no recuperó su libertad.
La mañana siguiente a su detención salió de la comisaría en ambulancia. Las lesiones que tenía en su cabeza determinaron su internación y a la semana de ser arrestado, murió.
Los médicos que lo atendieronefectuaron la denuncia penal. Así en el año 1991 comenzó el proceso penal para esclarecer su muerte y sancionar a los responsables.

Demoras injustificadas en la investigación penal: en 1992, el Comisario Miguel Ángel Espósito, fue procesado acusado por el delito de privación ilegal de la libertad calificada en perjuicio de Walter Bulacio, pero fue sobreseído por la Cámara Nacional de Apelaciones enlo Criminal y Correccional. La querella recusó a los jueces de la Cámara y presentó un pedido de juicio político contra ellos.

En 1993, los familiares de Walter Bulacio demandaron a la Policía Federal Argentina y el Comisario Espósito por $300.000,00 (trescientos mil pesos). Este proceso se encuentra suspendido hasta que se dicte la sentencia penal, por lo que al día de la fecha no pudieronobtener una reparación económica ante la justicia argentina.
La familia de Bulacio llevó el caso ante la Corte Suprema que revocó el sobreseimiento de Espósito porque no estaba fundamentado ni en los hechos de la causa ni en las normas aplicables.

En 1994, Espósito fue nuevamente procesado y la investigación continuó avanzando, principalmente a instancias de la fiscal y de la querella. Un exoficial policial atestiguó cómo Espósito castigó físicamente a Walter. En 1996 la fiscal y los padres de Walter acusaron al Comisario Espósito. En vez de contestar la acusación y que la causa quedara lista para dictarse sentencia, a partir de ese momento y hasta el 2001, es decir, por casi cinco años, la defensa del imputado presentó una enorme cantidad de incidentes y recursos procesales que demoraronel dictado de la sentencia.
Esta serie de articulaciones dilatorias motivó que la querella se presentara ante la Corte Suprema de Justicia argumentando privación de justicia. La Corte hizo lugar al pedido y encomendó a los jueces poner fin a la paralización de la causa con motivo de estas múltiplesarticulaciones a fin de respetar el derecho de la querella de obtener una sentencia (Voto de losjueces Nazareno, Moliné O´Connor, Fayt, Boggiano, López, Vázquez, Belluscio, Petracchi y Bossert”).

Finalmente, en junio del 2001 la defensa planteó la prescripción de la acción penal que fue declarada por el juez de primera instancia y confirmada por la Cámara de Apelaciones en noviembre de 2002. A fines del 2002, la fiscal llevó el caso a la Corte Suprema.
Decisión de la Corte Suprema:
laCorte Suprema tenía que resolver dos cuestiones: la primera, si la acción penal en contra de Espósito estaba prescripta y, para el caso que lo estuviera, si debía considerar inaplicable esta disposición de prescripción en función de la sentencia de la Corte Interamericana. Recordemos que las sentencias de la CoIDH son obligatorias para el Estado Argentino.

Pues bien, la Corte Suprema resolvió...
tracking img