Estado de bienestar, marx y socialdemocracia.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3378 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Qué es la socialdemocracia?
Si leemos cualquier definición en una enciclopedia o diccionario lo mas común será encontrar algo similar a: Doctrina o ideología de los partidos socialistas moderados,que postula el reformismo dentro de una democracia liberal y parlamentaria. En un resumen muy grande, vendría a significar la actualización y suavización de las tesis socialistas que surgieronen el siglo XIX que han desembocado en el Estado de Bienestar y el siglo XX. ¿Y qué es esto? El término estado de bienestar describe, también de manera muy resumida, a una organización administrativa grande y costosa, responsable de brindar servicios de educación, salud, pensiones, energía, seguro de desempleo y demás a la población a la que gobierna.
¿Y como y por qué puedo relacionarlo conMarx?
Karl Marx es un filósofo de la sospecha que dio lugar a una nueva forma de interpretar al hombre y a la sociedad. Autor muy prolífico que desarrollará a lo largo de su vida una crítica profunda y descarnada de las mecánicas capitalistas y sus efectos. Ello concluiría en la formación de multitud de nuevas corrientes políticas y económicas orientadas en la mayoría de los casos haciala consecución de la sociedad comunista. A pesar de lo clarividente de sus escritos y la validez que aún hoy poseen, sus ideas han sido paulatinamente alejadas del establishment a raíz del desvirtuamiento y la a caída de la URSS y el arrinconamiento de las ideologías de izquierdas. En una época en que el capitalismo vuelve a sufrir una de sus crisis, y contrariamente a lo que dicta la lógica,éste se ve reforzado, no solo es interesante sino necesario retomar el estudio del Marx economista y sociólogo para comprender y si es necesario dinamitar un sistema que nos fagocita y lleva poco a poco a una nueva atomización de las sociedad y sus clases.
Así, lo que diferenciará a Marx de sus predecesores es el análisis profundo de las herramientas de valorización empleadas por la burguesiapara extraer el mayor plusvalor del trabajo desempeñado por el proletariado. Esto, Marx lo traduciría en la fórmula “Dinero-Mercancía-Aumento de dinero” donde el verdadero bien objetivable es el “valor de uso” de la misma mercancia frente al “valor de cambio” subjetivo y mutable. La función del propietario de los medios de producción consiste en la simple valorización del beneficio con elobjetivo de extraer las máximas ganancias de su inversión. Esta concepción aún pudiendo ser cierta nos ha conducido a la creación de la fantasmagórica e irreal construcción del “hombre emprendedor” un sujeto aislado y clarividente capaz de aprovechar las oportunidades que brinda el mercado para extraer la máxima rentabilidad a su inversión. Este ser, que es ajeno al verdadero mundo del trabajo, controlay posee la plusvalía generada por multitud de empleados. El fruto de estas tácticas especulativas es plenamente patente a día de hoy cuando una crisis galopante presiona a los estados europeos a reinventar las relaciones laborales, sociales y políticas en aras de que no se detengan las transacciones de las cuales depende el funcionamiento de las grandes empresas aún costando esto la futuraestabilidad de sus ciudadanos y del propio Estado. Y como vemos, ello no es algo nuevo para Marx, quien ya en su obra auspiciaba la llegada de un gran taller mundial e interdependiente donde la sobreproducción fruto de una planificación basada en la rentabilidad y no en las necesidades reales de los territorios traería consigo este tipo de crisis cíclicas. Así, el capitalismo que se reinventa y busca elmayor beneficio para la mínima inversión ha encontrado en las nuevas tecnologías de la comunicación y el consumo su caldo de cultivo ideal, las divisas son intercambiadas a golpe de byte y la verdadera fuente de la riqueza mundial se encuentra focalizada en un mercado que ni genera ni provee de ningún beneficio social tangible. Ante ello, la socialdemocracia perdida y sin ningún referente...
tracking img