Estamos criando vagaos. . .

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1169 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESTAMOS CRIANDO VAGOS...
Por el Dr. César Mella (Psiquiatra)

 
Nos preguntamos asombrados que está pasando en este país?? Al ver las atrocidades que ya son cotidianas en las noticias, y al mismo tiempo nos confortamos liberándonos cómodamente de la responsabilidad de actuar, culpando siempre a nuestro gobierno de toda la inseguridad que se vive en las calles.
Este país está sumergido en unaera delictiva generada y participada principalmente por gente joven.
Yo me preguntaría y les plantearía la siguiente pregunta a ustedes adultos: cómo educaron o están educando a sus hijos? Qué valores les están inculcando? Porque el comportamiento que la mayoría de los jóvenes tenemos indica que la formación que estamos recibiendo no es muy efectiva.
A los jóvenes de este siglo necesitanllamarnos varias veces en la mañana para “llevarnos” a la escuela y digo llevarnos porque muchos, si no es que la mayoría de nosotros, no tenemos que tomar el camión o caminar para llegar a ella.
Nos levantamos generalmente irritados pues nos acostamos muy tarde viendo la televisión (con sky, dish, o por lo menos cable), jugando play station, hablando o mensajeando por teléfono o conectados a laInternet.

No nos ocupamos de que nuestra ropa esté limpia, mínimo alistar el uniforme escolar y mucho menos ponemos un dedo en nada que tenga que ver con ayudar con las labores del hogar.

Tenemos los últimos juegos del mercado, ipods, celulares y computadoras, que por cierto, hay que actualizar cada temporada, si queremos estar en onda.

Idolatramos a los amigos y a los falsospersonajes de la tv, ah pero vivimos poniéndoles defectos a nuestros padres, a los cuales acusamos a diario de que sus ideas y métodos están pasados de moda.
 
Nos cerramos automáticamente a quien nos hable de ideologías de moral, honor y  buenas costumbres, y peor aún si se trata de religión, pues lo consideramos aburrido y  además creemos que ya lo sabemos todo.  
Se asombran porque los sicarioscobran cuotas sin trabajar por ellas, cuando a nosotros, sus hijos, nos tienen acostumbrados a darnos todo, sin pedirnos nada a cambio. Muchos jóvenes incluso reciben de sus padres su cuota semanal o mensual sin que verdaderamente trabajen por ella, y todavía nos quejamos porque todo el dinero que puedan darnos y las cosas que nos compran, nunca son suficientes.

Sin embargo nos tienen tandescuidados en otros aspectos; por ejemplo, como estudiantes siempre inventamos trabajos de equipo o paseos de campo, y lo que ustedes menos esperan ni sospechan es que regresaremos, habiendo probado éxtasis, coca,  marihuana o mínimo alcoholizados; sin mencionar obviamente las enfermedades o los embarazos no deseados.
 
Cuando por fin crecemos y debemos responsabilizarnos de nuestra vida,nuestros padres siguen “al rescate” así que las posibilidades de que hagamos una vida independiente se aleja cada vez más, pues aún el día que nos graduamos y conseguimos un trabajo, nos siguen manteniendo “”PERDÓN, APOYANDO”, pagándonos deudas, servicios y hasta los partos de nuestros hijos.
Un estudio indica que este problema es mayor en chicos de la sociedad de clase media o media alta(o de capas medias urbanas) que bien pudieran estar entre los 14 y los 28 años, si es correcto 28 años o más, lo pueden creer??? y que para aquellos padres que tienen de dos a cuatro hijos constituyen un verdadero dolor de cabeza.
   
¿Entonces en qué están fallando?

Yo se que dirán que los tiempos y las oportunidades son diferentes, pues para los nacidos en los años cuarenta y cincuenta,el orgullo reiterado es que se levantaban de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; que tenían que ayudar a limpiar la casa; no se frustraban por no tener vehículo, andaban a pie a donde fuera, siempre lustraban sus zapatos, los estudiantes no se avergonzaban de no tener trabajos gerenciales o ejecutivos, aceptaban trabajos como limpiabotas y repartidores de diarios.
Lo que le pasó a...
tracking img