Estudiante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1286 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
FILOSOFÍA Y ECONOMÍA: ORDEN ECONÓMICO Y CAMBIO SOCIAL
El Escorial
Verano de 2003

Las bases ideológicas de la política económica
(Versión preliminar)
David Anisi
Universidad de Salamanca

La política económica, en cuanto que política, siempre es el reflejo o resultado de una ideología, filosofía o visión del funcionamiento de una sociedad; y de la definición, también ideológica, de unaserie de objetivos.
La política económica, en cuanto economía, se sustenta en una teoría, más o menos elaborada, o más o menos científica, explicativa del cambio social.
Es entonces natural que, para el desarrollo de una determinada política económica se elija aquella teoría que mire fundamentalmente a aquellos aspectos que, por decisión política, se deseen transformar.
Pero hay otra influenciade la ideología sobre la política económica que es precisamente la que deseo resaltar aquí: el uso de una teoría económica como política económica en sí misma divulgando la teoría para la defensa y propaganda de una ideología.
El diseño básico de la agenda del Estado: qué solución se dará - jerárquica, de mercado o valorativa - a los tradicionales problemas del "qué producir", "cómo hacerlo" y"para quién esa producción", influirá no sólo en la elección de las teorías que puedan llevar adelante las políticas derivadas (secuencia operativa), sino la elección de aquellas teorías que justifican o respaldan la ideología que se encuentra tras ese diseño concreto de la agenda (secuencia reforzante).
La diferencia entre estas dos secuencias puede resultar frecuentemente en que una es lateoría que se dice aplica para la solución de los problemas, y otra la que realmente se usa para subsanarlos. La evolución de las teorías operativas y reforzantes conjuntamente con los cambios en las políticas económicas que acompañaron la génesis, el desarrollo y la crisis del Estado de Bienestar lo ejemplifica.

I.-La base teórica: de la Síntesis Neoclásica de los setenta a la Nueva Síntesis del2000

La ideología que subyace a una determinada política económica no suele ser evidente. Se hace necesario un esfuerzo por desenmascararla escondida tras modelos y teorías. Por ello exigiré del lector un esfuerzo para seguir el camino que emprenderemos.
Comenzaremos situando las distintas escuelas económicas de los setenta y de los comienzos del 2000 para, al compararlas, reflexionar sobre elsentido de su evolución. En particular nos fijaremos en las dos que en ambos periodos podrían considerarse como las más significativas: la Síntesis neoclásica de los setenta, y la Nueva Síntesis del 2000.
Veremos que mientras que en los setenta - un periodo donde el objetivo declarado de los gobiernos occidentales era la consecución del pleno empleo - la Síntesis Neoclásica ofrece la posibilidadde alcanzar el pleno empleo junto con los mecanismos de política económica que pueden utilizarse para ello.
Por el contrario, en la Nueva Síntesis del 2000 - un periodo donde el objetivo declarado de los gobiernos no es la consecución del pleno empleo, sino el control de la inflación - el límite de la producción deja de ser el pleno empleo y pasa a ser el asociado con la "tasa natural dedesempleo".
Nos detendremos en el análisis de ese concepto de tasa natural y veremos su intima relación con lo que ha venido a llamarse "el mercado de trabajo". Reflexionaremos sobre el hecho de que esa imposibilidad de alcanzar el pleno empleo está íntimamente vinculada con la visión que se tiene sobre el mercado de trabajo en particular, y de aquí, con el funcionamiento general de los mercados.Estableceremos que esa visión de la función y desenvolvimiento de los mercados nada tiene que ver con una aproximación rigurosa y científica a los mismos, y concluiremos que la fuerza con las que se imponen esas ideas de confianza en los mercados tiene su origen en el interés de determinados individuos e instituciones y en la ideología que configuran.

Consideremos la Figura I. En su parte...
tracking img