Estudiante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2682 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
2.1.2. ¿Qué es verdad?     Pocas  preguntas  son  tan  difíciles  de  entender  como  la  que  dirigió  Poncio  Pilato  a  Jesús  hace  dos  mil  años:  «¿Qué  es  la  verdad?»  (Juan  18,38).  ¿El  motivo?  La  misma  palabra  “verdad”  parece  equívoca.  Hablamos  de  noticias  verdaderas,  de  ideas  verdaderas,  de perlas verdaderas, de palabras verdaderas, de verdaderas personas… A menudo aplicamos  el término “verdad” a la realidad, a las ideas, a los conocimientos adquiridos.     Además, a lo largo de la historia, se dan entre los filósofos muchas concepciones diversas  de “verdad”. Destaquemos las tres más importantes:    

    ¿Se puede poner un poco de orden en este caos? Lo que resulta evidente, a primera vista, es que el término “verdad”  –de cualquier modo en que se entienda y se use– tiene que  ver  siempre  con  el  conocimiento.  Ahora  bien,  el  conocimiento  es  una  actividad  de  la  inteligencia en relación con algo (un objeto). Podemos pues distinguir entre las verdades  según  el  conocimiento,  las  verdades  según  el  objeto  conocido  y  las  verdades  según  el  modo de conocer.    2.1.2.1. Las verdades según el conocimiento    Según  los  tres elementos  del  conocimiento  –realidad  conocida,  sujeto  cognoscente  y  relación entre inteligencia y realidad– podemos distinguir tres tipos de “verdad”: la que  está  en  los  objetos  del  conocimiento,  la  que  está  en  la  inteligencia  y  la  que  está  en  la  relación existente entre el objeto y la inteligencia.   
1

  a)La verdad de los objetos del conocimiento (verdad trascendental u ontológica) 

 

 
Todo  lo  que  conocemos  es  objeto  de  conocimiento:  cosas,  personas,  amores,  sentimientos, colores, bondad y maldad de acciones humanas, relatos de la imaginación,  monstruos de la fantasía, leyes de la naturaleza, fórmulas matemáticas, experiencias del  pasado,  datos  históricos,  funcionamiento  de  aparatos  eléctricos…;  todo  lo  que  forma  parte de  la  realidad  puede  ser  conocido  y  todo  lo  que  es  irreal  conocido,  es  objeto  de  conocimiento. Todo lo que, por decirlo de un modo metafórico, «se ha escapado del vacío  de  la  “nada”».  Incluso  la  “nada”  que  ni  existe  ni  puede  existir  es,  en  cuanto  concepto,  objeto de conocimiento; la palabra “nada” tiene un significado.  La “verdad” se puede identificar, en primer lugar, con toda la realidad, con todo lo que  existe,  seres  visibles  e  invisibles,  materiales  y  espirituales,  extramentales  y  mentales,  objetivos  y  subjetivos,  naturales  y  artificiales,  estables  y  mudables;  y  también  con  todo  aquello que, aunque no exista realmente, está dado ante nuestra conciencia como objeto  de  conocimiento:  entes  de  razón,  imaginaciones, eventos  pasados  de  los  que  podemos  hacer  juicios  verdaderos:  “La  Batalla  de  las  Navas  de  Tolosa  tuvo  lugar  en  1212”:  esa  batalla no es real, porque ya pasó, pero es verdad que pasó; a diferencia de la batalla que  esta noche soñé entre hobbits y mamuts.      Esta  primera  acepción  de  “verdad”  es  típicamente  filosófica  y,  más  en  concreto, metafísica. No se usa en el lenguaje ordinario. En una discusión filosófica podemos decir  que  Dios,  las  ranas,  mis  apuntes  de  Introducción  a  los  Estudios  Universitarios  y  mis  pesadillas  son  “verdades”  (trascendentales,  u  ontológicas),  pero  no  así  en  una 
2

conversación ordinaria. De “Dios” y de “las ranas” diríamos, más bien, que «es verdad que existen»; si decimos «mi libro es verdadero» y «mis pesadillas son verdaderas», queremos  decir  que  el  libro  contiene  verdades  y  que  las  pesadillas  realmente  sucedieron,  no  que  esos objetos del conocimiento –libro y pesadillas– son en sí mismas “verdades”.     Los  filósofos  cristianos  identificaron  a  Dios  como  la  causa  de  la  “verdad  trascendental”, ...
tracking img