Estudio sinagogosico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1493 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL BO LETÍ N
M O VI M I EN TO APO STÓ LI CO M AN Q UEH UE Lunes 23 de mayo de 2011

744
www.manquehue.org

10 AÑOS DE SAN JOSÉ DE MALLÍN GRANDE: UNA EXPERIENCIA DE VIDA COMUNITARIA
Durante el Tiempo Pascual del año 2001, un día miércoles 23 de mayo, en la tarde ya oscuro y lloviendo, un grupo de cinco personas llegaron a instalarse a la casa San Beda. Lo primero que hicieron fue sacar losratones, ventilar, prender fuego y rezar vísperas. El día anterior se habían reunido con Monseñor Luis Infanti de la Mora OSM, obispo de Aysén, quien les dio la bienvenida que más tarde se repitió por escrito, a través de una publicación del Vicariato. Decía: “nuestro Vicariato es bendecido con una nueva presencia religiosa. Cinco jóvenes del Movimiento Apostólico Manquehue establecieron unacomunidad de formación entre Mallín Grande y Puerto Guadal. Son todos laicos que quieren vivir la espiritualidad de San Benito centrada en el ORA ET LABORA. A una intensa vida comunitaria unirán el trabajo del campo y la oración de la Iglesia. Su oración por toda la Iglesia y en especial por nuestro Vicariato, será motivo de aliento y fortaleza del Espíritu para todas nuestras comunidades cristianas,para todo el personal consagrado y laicos. ¡Bienvenidos!”. Partieron a la Patagonia enviados por la Comunidad de Oblatos para recibir jóvenes con quienes compartir la vida y la felicidad que hemos recibido en el Movimiento. En el año 2003 se instaló una comunidad de mujeres en la casa Santa Hilda. Desde ese día hasta hoy, no sólo se han formado más de 100 jóvenes que han tenido la experiencia pormás de cuatro meses, sino también más de 800 personas -entre ellos, alumnos y profesores de nuestros y otros colegios, adultos, monjes y abades chilenos y extranjeros-han tenido la experiencia de vivir en la comunidad benedictina más austral del mundo un encuentro con Jesucristo en su Palabra, en la comunidad, la liturgia, en la vida sencilla y austera, en el silencio, en el trabajo manual y enmedio de un entorno natural que nos habla de Dios. Para muchos en San José se cumple la palabra del profeta Oseas que dice: “Por eso voy a seducirla; voy a llevarla al desierto y le hablaré al corazón” (Os 2, 16). Sí, para muchos San José ha significado un desierto, un lugar apartado, lejano, con otra cultura basada en relaciones más humanas, de gran sencillez, en estrecha relación con la naturaleza,con mucho silencio, todo lo que permite escuchar al Señor que nos habla al corazón para seducirnos, es decir, para sacarnos del camino que veníamos sin Él y conducirnos por sus caminos para volvernos a su Verdad, a su Vida. Con los años hemos ido conociendo más profundamente la cultura local, las personas y su historia. Hemos ido insertándonos más establemente en el Vicariato y la parroquia comotambién en la comunidad local y sus organizaciones, con respeto y amor, escribiendo así una historia que sabemos es de Dios. Algo de esto refleja el comentario que un gaucho hizo a uno de nosotros: “Siempre cuenten conmigo. La presencia de ustedes entre nosotros sé que es importante para la región. Por eso, cuenten conmigo para lo que necesiten”. Han sido diez años intensos de vida comunitaria congrandes ideales, buscando vivir la amistad profundamente, sufriendo muchas veces la limitación propia, el pecado, la soledad, pero con los ojos puestos en Jesucristo que va iluminando y sanando. Diez años de búsqueda en la oración, en la Palabra que ha ido convirtiendo corazones de piedra en corazones de carne, abiertos al amor con esperanza y fe. Diez años de misión, anunciando la Buena Nueva nosólo a las personas que vienen a retiro, sino también compartiendo la misión en nuestra parroquia. Diez años de trabajo duro, de aprender a vivir la vida patagónica, a trabajar el campo, y valorar la tierra y el trabajo de nuestras propias manos. Así se ha ido construyendo poco a poco sobre las bases firmes del enorme trabajo iniciado por don Atilio Cosmelli, Luz Pereira, su señora y sus hijos...
tracking img