Estudio sobre iglesia catolica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 78 (19384 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA HOSTIA: Las iniciales que están en las hostias, son las siglas de la trinidad egipcia, Isis, Horus y Seb. (en algunas hostias cambian la "I" por una "J" para esconder el verdadero significado) Cuando Jesús instituyo la cena, partió el pan en pedazos, por tanto no podían ser redondos por arte de magia. El usó el pan y vino como elementos simbólicos de su cuerpo y de su sangre. Dios prohibió alos Judíos adoración al dios solar. (2 Crónicas 33:4). Del culto católico (catolico=universal) el único elemento cristiano es el nombre de Jesus. El resto de las ceremonias y símbolos se encuentran en las culturas egipcias, celtas, etc. (la cruz es un símbolo celta) La parte correspondiente al culto católico merece un análisis más profundo que mostraremos oportunamente.
TESTIMONIO DE EX-SACERDOTEEL DON INEFABLE

Testimonio del ex_ sacerdote Carlos Chiniquy
PROLOGO:
El Padre Chiniquy era un sacerdote famoso del Canadá. Nació en Kamuraskn, Quebsc, el 2
de julio de 1809. Allí fundó la primera sociedad anti-alcohólica, y recibió el mulo de "Apóstol de
la Temperancia del Canadá."
Debido a su capacidad, fue comisionado a conducir un grupo numeroso de canadienses
franceses quienesestablecieron una colonia en el Estado de lllinois, Estados Unidos de Norte
América.
Hacia el fin de su vida llegó a ser amigo del Presídeme Abraham Lincoln.
Visitó a Inglaterra varias veces y la siguiente historia de su conversión fue dada por primera
vez en Londres.
Su vida se prolongó hasta la edad de noventa años y murió en Montreal el 16 de enero de
1899.
El Don de la Salvación
Nací enla Iglesia Romana en 1809, y fui ordenado sacerdote en el año de 1833. Por veinte y
cinco años fui sacerdote de dicha Iglesia; y os digo, amigos míos, con toda franqueza, que
amaba a la Iglesia de Roma y que ella me amaba a mi. Habría estado dispuesto a derramar
hasta la última gota de sangre por mi Iglesia, y habría dado mil veces mi vida por extender su
poder y dignidad en iodo el ContinenteAmericano y en todo. el mundo. Mi gran ambición era
convertir a los protestames llevarlos a mi Iglesia, porque se me enseñó y así lo prediqué que
fuera de fa Iglesia de Roma no había salvación, y me entristecía mucho que aquellas
multitudes de protestantes tendrían que perderse.
Unos años después de que nací nos cambiamos a un lugar en donde no había escuelas. Mi
querida madre fue entonces miprimera maestra, y el primer libio en que me enseñó a leer fue
la Biblia. Cuando tenia ocho o nueve años, leía el divino Libro con increíble placer y mi
corazón se arrobaba con la hermosura de la Palabra de Dios. Mi madre escogía los capítulos
que yo leyera, y yo les ponía una atención tal que muchas veces rehusaba ir afuera a jugar
con los muchachos para solazarme con el placer que meproducía la lectura del Santo Libro.
Me gustaban algunos capítulos más que otros, y los aprendía de memoria.
Mi madre murió repentinamente, y no mucho después la Biblia desapareció de la casa.
Probablemente un sacerdote había enviado a alguien para que se la llevara. Aquella Biblia es
la raíz de todo en la historia de mi conversión. Fue la luz puesta en mi alma siendo yo joven y
gracias a Dios queaquella luz nunca se ha extinguido. Allí ha permanecido. Es a aquella
querida Biblia, por la misericordia de Dios, a la que debo hoy el gozo inefable que siento de
estar entre los redimidos, entre aquellos que han recibido la luz y beben de la fuente pura de
la verdad.
Pero quizá vosotros diréis, "¿No permiten los sacerdotes católicos romanos que sus feligreses
lean la Biblia?" Si, y doygracias a Dios que así es; y es probable que se jacten -de este
privilegio. Es un hecho que hoy, casi por todo el mundo se concede permiso de leer la Biblia, y
encontraréis la Biblia en las casas de muchos católicos romanos.
Pero una vez que hemos confesado esto debemos decir la verdad. Cuando el sacerdote de
Roma, en el día de hoy, pone una Biblia en las manos de sus feligreses, o un sacerdote...
tracking img