Estudios de antropología criminal-enrique ferri

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6865 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
COLECCIÓN CE LIBROS ESCOGIDOS
KSTUDIOS
DE
ANTROPOLOGÍA
CRIMINAL
POR
ENRIQUE FERRI ^f^-'
\
TERCERA EDICIÓN
MADRID
Cueí'i de Saato Domingo, 16. T ^i'
Es propiedad. — Queda
hecho el depósito que
marca la lej.
4071.—AVRIAL, impresor, San Bernardo, 92.
ESTUDIOS
DE
Trabajo y celJas de los condeaados.
Señores; CANSADO por el ímprobo trabajo
de una semana de
Congresos antropológicoay penitenciarios, con sus naturales
consecuencias de vivas y animadas
discusiones, de febril y solitaria
preparación para batallas
campales [y escaramuzas imprevistas,
no estoy en las condiciones
psicológicas necesarias paxa
daros la conferencia á que me he
comprometido. Me resuelvo, sin
embargo, á cumplir mi empeño,
tanto por el cariño que profeso á
estos estudios, como por laesperanza
que abrigo de que será conveniente
una conversación pública
y sin pretensiones acerca de lo3
dos Congresos que se han celebrado
en la semana anteiior, pensando
que tendrá interés mi conferencia
por este motivo, y acaso sea útil
á la propaganda de los principios
que nosotros, los positivistas,
creemos que ofrecen solución
á los intrincados problemas de
aquella parte de la vidapatológica
social que se manifiesta en el
delito y sus consecuencias.
En condiciones psicológicas
bien poco favorables me presento:
ya podéis presumir el estado
de excitación cerebral (¿ue acompaña
á la lucha pacíüca, pero ardiente,
por convicciones profundas,
por esperanzas arraigadas y
por ideales desconocidos, en una
asamblea pacífica, en la que por
primera vez se ha reunido unafalange
de positivistas que, al no
seguir los caminos trillados é infecundos,
recogen, como todos los
heterodoxos, á veces la simpatía,
á veces la desconfianza, en unas
ocasiones se animan á seguir su
camino, y en cambio, en otras,
desfallecen acosados por los más
fuertes dicteidos.
Finos bordados, pespuntes procedentes
del trabajo de alguna ladrona
ó envenenadora; cajas de
caudalesconstruidas por las débiles
manos de a]gún raterillo ó
precoz homicida, que encerrado
en las prisiones, llamadas piadosamente
de corrección, acaso al.
8 E> rERRf
construirlas haya aprendido á
abrirlas con fines nada honrados;
vestidos de las más extrañas hechuras,
ya bastos y de tonos duros,
ya vistosos y de vivos colores;
juguetes en los que se ve el
contraste de la inocente alegría
quehan de proporcionar y el pensamiento
de quien los ha construido,
en alguna cuadra, en medio
de narraciones lúbricas ó de
bandidos; cerraduras complicadas
y complicadas máquinas agrícolas;
toda clase de productos industriales,
desde el sencillo escabel
al armario de lujo... todo esto
y mucho más ha pásalo ante
nuestra vista visitando el pintoresco
bazar carcelario.
Cráneos, cifrasjeroglíficas de
datos antropométricos y estadísticos,
caricaturas hechas por locos,
que bcamente discutían sus desequilibrados
conceptos, dando á
veces apariencia y esencia de verdad
á la desordenada fosforescencia
de cerebros enfermos; tatuajes
que, con la nota viva del presente,
nos remontan á las costumbres
de nuestros antiguos antecesores,
que sobre su piel señalaban los
escudos de sunobleza guerrera;
preparaciones anatómicas y monstruosas
del Ecce homo; retratos de
emperadores romanos y de delincuentes
que lian sobrevivido á la
turba vulgar por la infamia de
sus delitos, que revelan más ferocidad
ó más astucia, y retratos
(que, con los anteriores, forman
elocuente contraste) de mártires y
apóstoles políticos, á los que el
ímpetu de la pasión generosa impulsócontra la ley penal, que no
era tutela de la ordenada libertad,
sino forma iurídica simulada é
lO I. rSKhl
instrumento de temeroso despotismo;
estatuitas y dibujos de reclusos
de cárceles ó manicomios
que representan el arte en sus primeros
pasos... todo el kaleidoscopio
doloroso y brutal de nuestra
vida civilizada, se ha entrevisto
en la Exposición antropológicocriminal,
adivinándose...
tracking img