Etica comunicativa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 46 (11277 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ETICA COMUNICATIVA
Adela Cortina
En Concepciones de la ética de Victoria Camps (Comp.),
Ed. Trotta, Madrid, 1992, 177-199.
(para uso exclusivo de los estudiantes).
1. LAS SEÑAS DE IDENTIDAD DE LA ETICA COMUNICATIVA
1. La llamada « ética comunicativa », nace en los años setenta del siglo xx a partir de
los trabajos de dos filósofos, profesores ambos en la Universidad de Frankfurt yadesde esa época: K.-O. Apel y J. Habermas. Unidos por una estrecha relación de
amistad, comparten también una sólida construcción filosófica, compuesta
fundamentalmente por una pragmática no empírica del lenguaje -«trascendental» en
el caso de Apel, «universal» en el de Habermas
1
, una teoría de la acción
comunicativa, una teoría consensual de lo verdadero y lo correcto, una teoría delos
tipos de racionalidad y también de algún modo por una teoría de la evolución social.
Desde esta propuesta amplían nuestros autores el ámbito de la reflexión hacia una
filosofía práctica, que tiene por núcleo la ética comunicativa o discursiva y por rami-
ficaciones una filosofía del derecho adecuada a tal ética y una reflexión sobre la
política, fundamentalmente sobre el modo de vidademocrático.
Para llegar a tal diseño han tenido que asumir nuestros autores, al menos, los
siguientes compromisos: a) tomar como punto de partida de la reflexión filosófica, no
un hecho ontológico ni un hecho de conciencia, sino un factum lingüístico -el de la
acción comunicativa o el de la argumentación-, asumiendo el «giro lingüístico» de
nuestro tiempo; b) considerar el lenguaje desdela triple dimensión del signo,
evitando la «falacia abstractiva» en que incurren los filósofos de la conciencia y del
lenguaje que atienden únicamente a las dimensiones sintáctica y semántica; con ello
también queda asumido el «giro pragmático»; e) no contemplar la dimensión
pragmática empírica, sino trascendentalmente, de modo que -por decido con Apel- el
método filosófico sea el de unafilosofía trascendental transformada.
Ciertamente insiste Habermas -como es bien sabido- en tener su pragmática por
«universal», rehusando el adjetivo «trascendental» para ella, y en tomar como
paradigma metodológico el de las llamadas «ciencias reconstructivas», llegando con
ello a afirmar el carácter falible, aunque incondicionado, de los enunciados de su
pragmática, en el sentido deque son hipótesis comprobables, al parecer,
empíricamente. Apel, por su parte, señala como método filosófico el trascendental,
aunque aplicado ahora al hecho del lenguaje, y confía en llegar con él a enunciados
universales e irrebasables, criticables y autocorregibles, pero no falibles. Como
procedimiento de comprobación propone la contradicción performativa o
contradicción pragmática,mediante la cual descubrimos enunciados específicamente
filosóficos, que no pueden entenderse sin saber que son verdaderos: aquéllos que no
1
Para la bibliografía de K.-O. Apel y J. Habermas, ver la bibliografía final del artículo.

Page 2
A. Cortina, “Ética comunicativa”
2
pueden negarse sin incurrir en contradicción ni fundamentarse sin incurrir en petitio
principii. De ellos diráApel que, por su irrebasabilidad, están fundamentados
pragmáticotrascendentalmente en el sentido de una fundamentación filosófica última.
Sobradamente conocida es la negativa de Habermas a admitir tal suerte de
fundamentación, como también que es éste uno de los puntos de conflicto entre Apel
y Habermas. Por completar tales puntos desde el comienzo, ya que a lo largo de la
exposicióntendremos en cuenta la elaboración común más que las divergencias,
añadiremos los siguientes: 1) Habermas recurre a la contradicción performativa, pero
también habla en ocasiones de comprobación empírica, mientras que Apel se vale
únicamente de la primera; 2) Habermas profesa, en consecuencia, un «tras-
cendentalismo débil», mientras que el de Apello es en sentido fuerte; 3) en relación
con...
tracking img