Etica comunicativa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 64 (15812 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÉTICA Y EDUCACIÓN PARA UNA CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA

Por: Guillermo Hoyos Vásquez, filósofo, Director del Instituto de Estudios Sociales y Culturales PENSAR de la Universidad Javeriana, Bogotá. El dicho de aquel griego, según Kant en La paz perpetua: “lo malo de la guerra radica en que crea más personas malas que las que elimina”. “La virtud moral, en efecto, se relaciona con los placeres ydolores, pues hacemos lo malo a causa del placer, y nos apartamos del bien a causa del dolor. Por ello, debemos haber sido educados en cierto modo desde jóvenes, como dice Platón (Leyes II 653a), para podernos alegrar y dolernos como es debido, pues en esto radica la buena educación” (Aristóteles, Ética a Nicómaco, 1104b). “‘Aquí no hay ningún porqué’ fue la respuesta que dio el primer vigilante aquien dirigió Primo Levi en Auschwitz la pregunta: ¿por qué?” (Ernst Tugendhat, Diálogo en Leticia). Introducción Los inicios de este nuevo siglo siguen marcados ya no por vientos de guerra, sino por guerras: éstas significan no sólo la negación del derecho internacional, es decir de la legitimidad a nivel planetario de las Naciones Unidas y del más originario sentido de ciudadanía cosmopolita, sinosobre todo la confirmación de lo débiles que son los argumentos morales y las pretensiones de solidaridad y de justicia, especialmente en el ámbito internacional. Esta dura realidad nos obliga a recordar lo que ya en 1797 escribiera Kant en la Conclusión a la Doctrina del derecho: “Ahora bien, la razón práctico-moral expresa en nosotros su veto irrevocable: no debe haber guerra; ni guerra entre túy yo en el estado de naturaleza, ni guerra entre nosotros como Estados que, aunque se encuentran internamente en un estado legal, sin embargo, exteriormente (en su relación mutua) se encuentran en un estado sin ley; -porque éste no es el modo en que cada uno debe procurar su derecho.”1.
1

Inmanuel Kant, La metafísica de las costumbres, Madrid, Tecnos, 1995, p. 195.

2

Hay que destacarante todo el sentido utópico de la paz defendida aquí por Kant, a partir de una traducción negativa del imperativo moral, enfáticamente formulada: ¡no debe haber guerra! Se parte pues de un deber ser, no de un hecho, el de la violencia, el de la guerra interna o entre naciones, para buscarle solución al problema que la genera. Se trata de un deber ser, propio del razonamiento filosófico, el cual sesostiene por más contrafáctico que se manifieste en contraste con la realidad descrita por los medios de comunicación, por las ciencias sociales o por la historia. El mandato por la paz involucra no sólo las relaciones entre los ciudadanos en un Estado, sino entre los Estados. Kant sabe, como lo expresa más ampliamente en La paz perpetua (1796), que una paz interna no se sostiene en condiciones deguerra externa. “Por tanto, -continúa Kant- la cuestión no es ya la de saber si la paz perpetua es algo o es un absurdo, y si nos engañamos en nuestro juicio teórico si suponemos lo primero, sino que hemos de actuar con vistas a su establecimiento como si fuera algo que a lo mejor no es, y elaborar la constitución que nos parezca más idónea para lograrla (tal vez el republicanismo de todos losEstados sin excepción) y acabar con la terrible guerra, que es el fin al que, como su fin principal, han dirigido hasta ahora todos los Estados sin excepción sus disposiciones internas.” Aquí se propone el camino hacia lo que parece utópico, para rescatar en la realidad el significado positivo del valor de la paz; se considera que tiene sentido, por más que la realidad sugiera lo contrario,proponernos la paz como posible y orientar teleológicamente todos nuestros esfuerzos en esta dirección. Esto significa un desarrollo del derecho para establecer una constitución que sirva para terminar la guerra y posibilitar la convivencia. Hay que destacar aquí el sentido que se da a la constitución: es carta de navegación, dispositivo pedagógico para aprender gradualmente a resolver por concertación...
tracking img