Etica de san agustin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1100 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ETICA DE SAN AGUSTIN

Pese a su recurso a la Biblia, la ética de Agustín es de inspiración neoplatónica. Las premisas básicas del pensamiento agustiniano también determinan su filosófica práctica. La normativa de la ética tiene como raíz y fundamento la discrepancia entre la inautenticidad de lo cambiante y la realidad auténtica e inmutable. La dispersión en lo múltiple y pasajero debesuperarse mediante una orientación hacia el ser eterno. De forma análoga a la gnoseología, este proceso se concibe como ascenso, como un regreso a la patria. "Redire in patriam" (De doctrina christianaI, 4,4)

El que todo hombre desee ser feliz, el que aspire a la vita beata, forma parte para Agustín de los datos fundamentales de la existencia humana.

El conocimientoy la voluntad -ésta (voluntas) es idéntica al amor (amor)- se entreveran y determinan recíprocamente. Como la unión amorosa con Dios es la última y auténtica meta, está justificado calificar de voluntarista el pensamiento de Agustín. Hay un primado del querer sobre el conocer. La inteligencia entra en ejercicio por orden de la voluntad. La pureza del querer es condición de sabiduría. La verdad esun bien que debemos amar con todas las energías del alma.

Agustín es el primer escritor que nos presenta los conflictos de la voluntad haciendo uso de una terminología precisa:

"Era yo quien quería, era yo quien no quería: era yo precisamente el que ni quería del todo, ni rehusaba del todo. Por eso luchaba contra mismo y me atormentaba a mí mismo"

La libertad es algopropio de la voluntad y no de la razón. La razón puede conocer el bien y la voluntad rechazarlo, ya que esta es distinta y autónoma de la razón, aunque esté vinculada a ella.

La vía de búsqueda de la felicidad lleva del exterior, del mundo de los objetos y la experiencia de los sentidos, al interior, a las facultades y obras espirituales del hombre. El amor que aspira a lo eternono puede hallar satisfacción en lo pasajero. Pese a su finitud, el hombre está orientado hacia lo absoluto, pero mora entre las res inmutabiles y las res mutabiles, y debe comportarse de forma distinta frente a cada uno de estos niveles incompatibles de la realidad.

Agustín describe esta diferencia utilizando el binomio uti - frui. Disfrutar (frui) significa ocuparse de una cosa con amor porella misma. Se habla de utilizar, o usar, cuando la voluntad se ocupa de un objeto con el propósito de disponer de él en su propio provecho.

Cuando el hombre ha llegado a reconocer que sólo en Dios puede encontrar su verdadera bienaventuranza, ha dado el paso decisivo: Solo Deo fruendum est. Tan solo las cosas que se han reconocido como eternas e inmutables están destinadas adisfrutarse, el resto se tiene tan sólo que utilizarse con el fin de alcanzar el disfrute de aquellas cosas eternas e inmutables.

Las cosas de este mundo no dan descanso a los valores espirituales, suscitando una y otra vez el apetito (concupiscentia). El hombre debe optar entre lo pasajero y lo definitivo.
¿Tiene el hombre la facultad de conducir su búsqueda amorosa por el caminorecto?

Agustín responde que la existencia de la libre voluntad figura entre las evidencias de la conciencia que nadie puede negar. La voluntad es psicológica y moralmente libre: libre albedrío significa capacidad de elegir independientemente de los motivos. El desear es una posibilidad del hombre. Representa un don bueno de Dios, pero es un medium bonum, un bien medio, puesto quese puede abusar de la voluntad. Ella recibe su calificación más precisa del objeto por el que opta y de la decisión personal que dicha opción conlleva. Por ello la voluntad es la única causa del mal; en la libre opción admite la llamada de Dios o deniega la respuesta que él demanda de ella. El pecado es aversio Deo, conversio ad creaturam.[2]

La cuestión es ver porqué el...
tracking img