Etica del discurso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8632 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÉTICA DEL DISCURSO

La Ética del discurso (también conocida como Ética de la comunicación), desarrollada por los filósofos germanos Karl-Otto Apel[1] y Jürgen Habermas[2] intenta dar respuesta a una interrogante fundamental del pensamiento filosófico contemporáneo: si es o no posible fundamentar racionalmente una ética; sobre todo, luego del rotundo fracaso de otros proyectos éticos formuladoscon anterioridad y en medio de la crítica más extrema a la racionalidad que se ha dejado caer sobre la modernidad. La Ética discursiva pretende hacerse cargo de la necesidad de fundamentar una ética ante la compleja y delicada circunstancia del mundo actual, cuyo desarrollo científico-técnico ha terminado por hacer surgir la amenaza más seria que haya tenido lugar a lo largo de toda la historia,la amenaza de su propia desaparición. Frente a semejante desafío moral cabría quizás la opción de la indiferencia, dejando el problema —como ha venido ocurriendo de hecho— en manos de los expertos, capaces de ofrecer soluciones técnico-instrumentales para los problemas ocasionados por la misma técnica; o bien, remitirse las eventuales decisiones privadas de la conciencia individual de los sujetos,anclada en la validez convencional de las tradiciones que los orientan y mueven a la acción, con lo cual la solución queda librada a la obediencia o la desobediencia a determinadas normas.

Sin embargo, asumir una decisión en estos términos, ciertamente, puede culminar en un agravamiento de la crisis, de consecuencias totalmente insospechadas. Por lo mismo, la alternativa parece evidente: sólola posibilidad de llegar a una fundamentación filosófica última (philosophischen Letzbegründung) de los principios morales de una ética de la responsabilidad solidaria podría garantizarle a la humanidad presente y futura una supervivencia auténticamente humana. Ahora bien, ello no significa la proposición de unos axiomas inmodificables, desde los cuales se desprenden ciertas normas moralesespecíficas que nos permitan enfrentar el desafío; así como tampoco el descubrimiento de unos principios formales básicos, capaces de soportar diversos contenidos y que podrían tornarse peligrosamente vigentes dependiendo de quienes los esgrimieran. Ni mucho menos —una fundamentación filosófica última como ésta que mencionamos— implica el planteamiento de unas valoraciones fuertes, vinculadas sólo a unaparticular y determinada moralidad. Más bien, de lo que se trata es de que la ética, a partir de la misma teoría, pueda dar razón de las opciones y valoraciones morales que los hombres viven, de manera diversa, cotidiana y efectivamente en su propio mundo vital, evitando con ello que estas afirmaciones y preferencias sean vividas como dogmas inargumentables que conducen ineluctablemente a laarbitrariedad y al subjetivismo[3].

La ética del discurso asume el análisis weberiano de la modernidad, entendiendo que las consecuencias que el creciente proceso de racionalización y de descentramiento-diferenciación de las imágenes mítico-religiosas del mundo constituyen la expresión de un tránsito vertiginoso que sacó a la humanidad de una estructuración anterior, marcada por referentes de carácterfraternal y comunitario (Gemeinschaft), en la que los lazos de pertenencia estaban determinados por las tradiciones vinculantes, para llevarla a la configuración de estructuras societarias (Gessellschaft), definidamente individualistas, donde los vínculos estrechos fueron desintegrándose y acabando por generar un proceso de «desencantamiento» (Entzauberung) y desacralización del mundo en el quela dimensión ética se vio fuertemente afectada en los mismos términos. Ello implicó el surgimiento de un politeísmo axiológico en el que fueron paulatinamente cobrando validez y vigencia las opciones morales individuales de los sujetos, las opciones provenientes de su propia interioridad; con lo cual se produjo inevitablemente una escisión entre la razón teórica y la razón práctica y, por...
tracking img