Etica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (624 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS TRES MONJES SONRIENTES
Esta es la historia de tres monjes chinos. Se les llamaba simplemente “los monjes de la risa”. Era lo único que hacían: reírse. Iban de pueblo en pueblo, siempre riendo.Se presentaban en las plazas de los pueblos y se ponían a reír a carcajadas. Todos los rodeaban apenas los veían llegar. Se cerrabas las tiendas, y los compradores se olvidaban de que habían venido acomprar. Era un encanto. Re reían a todo reír, con toda su alma y con todo su cuerpo. Contagiaban con su risa y todos se ponían a reír, hasta que toda la plaza era carcajada. Todos unidos riendo entorno los místicos chinos. Si alguien les decía: “Enseñadnos la sabiduría”, ellos contestaban: “no tenemos nada que decir, lo nuestro es reírnos, no hacemos más.
No hacían más, pero todo lotransformaban con su risa. Lo que hace unos momentos era un lugar sórdido, con gente que solo pensaba en comprar, en regatear… de repente, con aquellos tres monjes y sus risas, se transformaba en un lugar dejolgorio, de gozo y alegría. Y no había vendedores ni compradores. Nadie pensaba ya en el dinero, solo gente que cantaba, que bailaba y se regocijaba alrededor de los tres monjes locos. Todo cambiaba asu alrededor.
Andaban por toda china, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad y llevando y contagiando con su risa a toda la gente. Y la gente triste, enfadada, avara, envidiosa: toda esa gentedejaba su tristeza, su enfado, su avaricia y su envidia, y se ponía a reír con ellos. Y la risa los transformaba.
Por fin, en un pueblo sucedió lo que alguna vez tenía que suceder. Se murió uno de lostres. La gente del pueblo se reunió y dijo: “ahora tienen un problema. Ya veremos si se ríen ahora. Su amigo ha muerto”, y los dos que quedaban tendrán que llorarlo. Pero fueron a mirar y seencontraron con que los dos monjes estaban riendo y bailando en la plaza, celebrando la muerte de si compañero. Les dijeron: “¡Esto ya es demasiado! Os habéis pasado. Cuando alguien muere, hay que llorar...
tracking img