Etienne louis boullée

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4188 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ETIENNE LOUIS BOULLÉE
! Los siguientes párrafos son tomados de CALVO SELLARER, Francisco et. Alt.: Fuentes
y documentos para la Historia del Arte. Vol. VII. Ilustración y Romanticismo. De Architecture. Essai sur l’art (1770-1784). Primera edición francesa a cargo de Jean Marie Pérouse de Montclos, Ed. Hermann, París, 1968.

Introducción (...) ¿Qué es la arquitectura? ¿La definiré, conVitruvio, como el arte de construir? No. En esta definición hay un error de bulto. Vitruvio toma el efecto por causa. Hay que concebir para ejecutar. Nuestros primeros padres no construyeron sus cabañas hasta después de haber concebido su imagen. Es este fruto del espíritu, esta creación, lo que constituye la arquitectura, a la que por tanto podemos definir como el arte de producir y llevar a superfección cualquier edificio. El arte de construir no es pues más que un arte secundario, que nos parece propio llamar la parte científica de la arquitectura. El arte propiamente dicho y la ciencia, he aquí lo que creemos necesario distinguir en la arquitectura. La mayoría de los autores que han escrito sobre esta materia se han limitado a tratar la parte científica. Eso parecerá natural por poco que sepiense en ello. Había que estudiar los medios de construir sólidamente antes de intentar construir de forma agradable. Al ser la parte científica de primera necesidad y por lo tanto la más esencial, los hombres se dispusieron naturalmente a ocuparse de ella en primer lugar. Por otra parre hay que convenir en esto: Las bellezas del arte no están demostradas como verdades matemáticas; y aunque esasbellezas emanan de la naturaleza, para sentirlas y hacer aplicaciones felices de ella es necesario estar dotado de cualidades que la naturaleza no prodiga. ¿Qué vemos en todos esos libros de arquitectura? Ruinas de templos antiguos que nuestros sabios han desenterrado en Grecia. Por perfectos que puedan ser, esos ejemplos no están bastante difundidos como para sustituir a un tratado completo dearte. En el comentarista de Vitruvio leemos todos los conocimientos que debe reunir un arquitecto. este, según el comentarista, debe ser universal. También en el pomposo prefacio de François Blondel leemos la descripción de la excelencia de la arquitectura. Este autor nos cuenta que Dios para castigar a su pueblo le amenazó con

quitarle sus arquitectos. Y yo he oído a los bromistas exclamar: ¡Hayque estar entre los predestinados para atreverse a abrazar ese estado! Lector, voy a sorprender a usted anticipándole que ni en este pomposo prefacio, ni en el comentarista de Vitruvio, distingo qué se debe entender por arquitectura. Y añado que de los dos autores, ni uno ni otro han tenido la menor idea de los principios constitutivos de su arte. A primera vista mi opinión podrá parecerrevolucionaria, pero mi justificación es fácil. Lo que he anticipado está sacado de uno de los dos autores que acabo de citar [...]. Examen de lo que puede darnos certezas sobre los principios constitutivos de un arte, y concretamente de la arquitectura Lo que constituye exactamente los principios sobre los que se funda un arte es que no haya ningún medio de poder apartarse de ellos (...). ¿Cuál es puesla primera ley que constituye los principios de la arquitectura? Supongamos una obra arquitectónica cuyas proporciones no estén perfectamente observadas; será un defecto enorme. Pero ese defecto no conseguirá herir nuestra vista hasta tal punto que no podamos soportar el aspecto del edificio; o de lo contrario ese defecto produciría en nuestra vista lo que un mal acorde musical en nuestros oídos.En arquitectura el error de proporción normalmente sólo es perceptible a los ojos de los entendidos. Aquí se ve que la proporción, a pesar de ser una de las primeras bellezas en arquitectura, no es la primera ley de donde emanan los principios constitutivos de este arte. Vamos a intentar encontrar aquello que es imposible no admitir en arquitectura y de lo cual no podemos apartamos sin herir...
tracking img