Etnografia de una señora veracruzana "dona martha"

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2383 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
La siguiente etnografía fue realizada después de varias visitas y análisis registrados. En las Primeras visitas solo se anotaba todo lo que se observaban, después de informarle a la persona entrevistada mi intención, las visitas fueron formales y con un propósito definido, el investigar su vida.

NOTAS DE CAMPO
Viernes, 15 de octubre 17:30 hrs.
Saliendo de la universidad, miamiga Andrea Sánchez y yo, decidimos ir al centro de la ciudad a comprarnos unas zapatillas y de ahí pasar a algún lugar a cenar. Después de haber comprado nuestras zapatillas, caminamos hasta encontrar un carrito de hot dogs, y se nos hizo muy fácil cenar ahí. Estando sentadas y con nuestros hot dogs enla mano, nos dimos cuenta que enfrente había una fonda, cerrada, con un letrero de cartulina naranja fluorescente que decía así: “comida corrida a treinta y cinco pesos”. Se nos hizo muy barato y atractivo para ir. Así que nos pusimos de acuerdo para ir el lunes en alguna hora libre.
Lunes, 18 de octubre 14:00 hrs.
Andrea y yo decidimos ir a aquella fonda. Tomamos un camión que nos dejócerca, caminamos hasta llegar a aquel establecimiento.
Paredes pintadas de verde, 6 mesas con manteles estampados de flores, un pizarrón con el menú escrito y la televisión puesta en el canal de las estrellas, así lucia esta fonda.
Al entrar se sentía una atmosfera agradable, se podía respirar el olor a comida y el hambre aumentaba en nosotras. Nos sentamos lo mas cerca a la cocina, el menú estabaa un lado de nuestra mesa y consistía de: sopa de pasta o verduras, arroz, frijoles, milanesa de res o pollo en mole. Después de haber ordenado me di cuenta que solo había una mesera y la que se encargaba de cocinar, Doña Martha, supuse que así se llamaba porque personas que pasaba por ahí la saludaban muyamistosamente mencionando su nombre “Adiós Doña Martha” a lo cual ella respondía con una sonrisa. Se veía tan amigable. En ese momento fue cuando recordé mi etnografía y que ella podría ser alguien interesante para entrevistar, ahora solo debía buscar la manera de acercarme e interactuar.
Ese día mis intereses de comunicarme con ella fueron nulos.
Martes 19 de octubre 14:37 hrs.
Volvía la fonda, iba preparada con una pequeña libretita para anotar todo con exactitud, y por si se daba en ese momento la esperada entrevista.
A comparación de ayer, esta vez iba sola.
Me volví a sentar en la misma mesa y en el mismo lugar, con la esperanza de que doña Martha se acordara de mí. La miraba frecuentemente, ella se volvía y me sonreía.Buscaba maneras de interactuar pero me eran imposibles ya que para mi es una extraña y viceversa.
En mi mente fabricaba posibles estrategias, ¡no podía irme esta vez con mi libretita en blanco! Así que tuve que mentir diciéndole a la mesera que me había gustado mucho el mole y quería saber de quéy cómo estaba hecho, supuse que esa seria una buena excusa que me llevaría a dialogar con doña Martha.
-¿Te gustó el mole mija?- me pregunto la mesera. – ¡Claro estaba súper rico! –Dije mintiendo nuevamente- Pues mira yo no lo preparo, la que sabe es doña Martha, la dueña, es la que cocina siempre, a ella es a la que le tienes que preguntar.
No fue necesario ya que accidental o intencionalmente doña Martha escuchó nuestra conversación.
-Mija, esa receta es de familia, lo que pasa es que agarra un sabor sabroso porque le pongo anís...
tracking img