Etografía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1390 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por los caminos de la gente, entre lo sagrado y lo profano.
“Para el supersticioso  hay una necesaria conexión no sólo entre un balazo y un muerto, sino entre un muerto y una maltratada efigie de cera o la rotura profética de un espejo o la sal que se vuelca o trece comensales terribles.” Jorge Luis Borges
Aprendí, y no de la mejor manera, que es un gran error llegar a campo creyendo saberalgo de esas tierras en las que caminamos con la gente. El señor Aguilar (de cuyo nombre nunca me acordé por su rareza) me dijo un día de Noviembre en el billar de Villavieja, Huila que se sentía orgulloso de haber aprendido con sus manos y su andar porque sus manos y sus pies tenían memoria y “los libros se quedaban en los cajones”. Los libros, las tesis, los discursos de mis compañeros, losarchivos, la música y los periódicos me cerraron los ojos frente a un universo que creía ya conocer sin siquiera haber pisado la tierra, su tierra. Y es real, dijo alguna vez mi profesor de etnografía que “el que más sabe, menos aprende”. El señor Aguilar me echó en cara el error, varias veces y sin saberlo.
A pesar de que creía no tener nada innovador o sugerente para tratar en éstas líneas, llegó unbuen amigo y me dijo “El campo uno se lo lleva en la cabeza”. Nunca comprenderé como funcionó mi cerebro al mezclar éstas palabras de mi amigo junto con las del señor Aguilar, además de un sueño en el que había dos atardeceres distintos en el mismo lugar y parecerá supersticioso por mi parte decir que fue la unión de éstos hechos “casuales” los que me llevaron a hablar sobre lo sagrado y loprofano.
Bien, la interpretación de mi sueño por una amiga brujesca tenía que ver con dos personas opuestas que coincidían necesariamente en espacio y tiempo, distintos pero necesarios el uno al otro. Yo decidí no complicarme la vida y tomar más literal mi sueño, es decir a los atardeceres no como personas sino como cosas o mejor como conceptos y en medio de un tinto vespertino surgió elcuestionamiento por actitudes que asume la gente frente al universo en sus andares.
Es usual ver como las actitudes de los teóricos tienden a ver lo sagrado y lo profano como categorías necesariamente opuestas y hasta excluyentes como es el caso del filósofo e historiador de las religiones Mircea Eliade que las concibe como “dos modos de ser en el mundo” donde “Lo sagrado se manifiesta siempre como unarealidad de un orden totalmente diferente al de las realidades «naturales»” o sea lo profano y son las personas las que eligen si ver el mundo en realidades sacras o ser seculares como el “hombre moderno” para Eliade.
Uno podría decir que de hecho sí hay momentos y contextos definidos en los que hay diferencias tajantes entre conceptos, como por ejemplo frío y calor, o bueno y malo, o quizá cuerpoy alma. Pero esto es una visión panorámica. Si nos acercamos un poco a las personas y entendemos que no hablan de conceptos, sino de su vida y sus experiencias no solo veremos, quizá aprehendamos algo acerca de cómo funciona el universo e incluso de nosotros mismos.
En un breve acercamiento etnográfico en el cementerio Central de Bogotá aprendí de las personas y en especial de Doña OmairaValencia que “las almas escuchan y beben agua” Así es, tienen corporeidad, cuerpo y alma no se separan. Christian Gaona, un pequeño- gran etnógrafo dice con respecto al tema que “la carne le da sustancia a la sopa”. Así también funciona en Aldana en Nariño, hay males, o sea enfermedades que afectan a la persona más allá de lo físico y se curan con “la quiebra del espinazo” una actividad en principiofísica. De esta manera podemos apreciar indicios de que no necesariamente categorías opuestas en principio son excluyentes y que funcionan conjuntamente, además de ser necesarias para explicar muchos eventos de la vida cotidiana.

Retomando un poco lo sagrado y lo profano concretamente, recuerdo un evento en el café-billar Manizales en Murillo al Norte del Tolima. Recuerdo que me llamo mucho la...
tracking img