Eugenio espejo, el pensamiento ilustrado detrás del “duende”

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1385 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Santiago Vásconez
6º Sociales

Eugenio Espejo, El Pensamiento Ilustrado detrás del “Duende”

Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo encierra en su persona y en su desarrollo las ideas e ideales principales de movimientos como la ilustración y el humanismo y “como tal, creía en la fuerza y voluntad creadora del hombre y de su inalienable derecho al disfrute, en común, de los bienesque la naturaleza nos proporciona.” Nos dirá un biógrafo de este personaje que:
“Era pues, nuestro Eugenio Espejo humanista y humanitarista…Con el primero profesaba entero culto a la Humanidad; como leal renacentista, era virtuoso a las letras humanas y por ende, sentía singular atracción por las lenguas y literaturas antiguas. Con el segundo, por su natal sensibilidad de hombre "de abajo",humilde y honesto, no era extraño, claro está, a las calamidades ajenas, y justo, tenía permanentemente puestos sus ojos y oídos de filósofo al cortejo de desdichas que aquejaban al Pueblo.”

Sin duda “vislumbramos en él a Tomás Moro, autor de Utopía; a Rabelais, el de Gargantúa y Pantagruel; a Desiderio Erasmo de Rotterdam, autor de Exégesis y de la célebre sátira Elogio de la Locura; al poetaalemán Ulrico von Gutten; etc. a quienes hubo de leerlos con sumo interés” a demás que en lo referente a
“filosofía político-social sí menciona como autores favoritos, y muy frecuentemente, a los celebérrimos Licurgo (el famoso legislador ateniense que proscribió la riqueza), a Platón, Arístoteles (desde luego) y Plutarco, al alemán Samuel Putendorff, al Holandés Hugo van Groot (Grocio oGrotius), al alemán Juan Gottlieb Heineke (Heineccio), el autor de Historia de Derecho Romano; también teníalos bien leídos y asimilados a Locke, Erasmo, Pascal, Bacon, Malebranche, Voltaire y a Rousseau; y contrapone a Hobbes, Maquiavelo y Montesquieu, a quienes rechaza a repulsa por pernicioso…”

sobre todo en el lapso de tiempo en el que “fue nombrado primer director de la biblioteca pública,compuesta por más de 40.000 volúmenes procedentes de los fondos de los jesuitas, recientemente expulsados.” Comprueban esta idea sus propios comentarios:
"La política es, pues, una parte de la Filosofía. Hay muy pocos buenos libros que traten de ella; pero para observar las reglas que le son propias, será bien estudiar a fondo, con mucho acuerdo y reflexión, el librito del Oficio del Hombre ydel Ciudadano; pero mucho más bien la grande obra del Derecho de la Naturaleza y la de las Gentes, de Samuel Puffendorf. Añadiremos a Grocio el Derecho de la guerra y de la paz; y a Heineccio sobre los mismos objetos.”
"Hallo en todos éstos una política ordinaria, que hace conocer los derechos del Príncipe y del Estado; y la llamo ordinaria porque, siendo que un político no debe reducir suinstrucción a saber simplemente lo que ha inspirado la sola naturaleza, o lo que ha admitido al uso el consentimiento de los pueblos en el tiempo tranquilo de la paz o en el turbulento de la guerra, acerca de los Príncipes, sino que, indagando las dependencias mutuas que hay entre éstos y sus pueblos, debe subir y examinar la forma de gobierno, que en las circunstancias presentes debe observar suEstado; las leyes que le deben establecer en constitución más ventajosa, los auxilios de la naturaleza, que se necesitan traer de fuera y de lo más remoto para perpetuar (si pudiese ser), un reino de su mayor gloria y felicidad".
"Y así es que bajo de esta condición he cotejado a Platón con Maquiavelo, a Arístoteles con Hobbes, y a Plutarco con el Señor Montesquieu. El primero es un santorespecto del florentino malvado; el segundo un hombre pío a presencia del desnaturalizado inglés; y Plutarco un devoto de la razón, como Montesquieu un espíritu desviado, que frecuentemente se perdía de vista en la averiguación del espíritu de las leyes".

“También publicó importantes trabajos de medicina, como las Reflexiones acerca de las viruelas (1785), el cual se convertiría en el primer texto...
tracking img