Eugenio hermoso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1649 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alumno de Gonzalo Bilbao y José Jiménez Aranda en Sevilla, en 1901 se trasladó a Madrid. En 1905 viajó a París donde conoció las vanguardias. En 1912 expuso en Londres. En 1934 en Argentina, Chile y Brasil. Catedrático de la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, su oposición final a la abstracción está motivada por la importancia capital que dio siempre a la figura humana. Mediante unlenguaje clásico e iconográfico sobre todo, pasó con un estilo personal e inconfundible del impresionismo modernista y colorista de primera hora al expresionismo más exacerbado de final con la serie de cuadros que tituló nertóbrigas[1]. Enseñó a generaciones de artistas españoles su experiencia de la modernidad.

Durante la Guerra Civil entabló amistad con los también pintores Fernando Labraday Francisco Prieto Santos.

En 1904 obtuvo la Medalla de bronce en la Exposición Nacional de Bellas Artes con La muchacha haciendo media que adquiere el Museo de Cádiz. Y vivió en la misma pensión durante varios años con Daniel Vázquez Díaz. Con anterioridad habían asistido juntos en Sevilla a las clases de Jiménez Aranda, en su estudio de Triana. Ramiro de Maeztu escribió un artículo sobreEugenio Hermoso que tituló "Un muchacho de alma".

En 1905 llevó a la Exposición del Círculo de Bellas Artes: El Colegio e Hijas del terruño. Los críticos Francisco Alcántara y José Francés elogiaron entonces mucho sus cuadros. Hizo el retrato de Vázquez Díaz. En su estudio recibió y conoció a Juan Gris. Le presentan y conoce también a Pío Baroja. Este mismo año viajó a Francia y Bélgica y de vueltaen San Sebastián triunfó plenamente.

Precozmente, con 22 años, pintó La Juma, la Rifa y sus amigas que fue segunda Medalla en la Nacional de 1906 y en la Internacional de Barcelona de 1907, y constituye un primer jalón estilístico que recoge un grupo significativo de obras juveniles, pero muy originales: El desayuno, La vuelta al trabajo, La marocha, Francisco, La niña del violín. En 1906,desde Barcelona pasó a Italia: Génova, Pisa, Roma, Nápoles, Florencia, Venecia y Milán; conoció el Vaticano, la estatua de Marco Aurelio, el retrato de Inocencio X de Velázquez, el Vesubio, las ruinas de Pompeya, el Donatello, Miguel Ángel y la Plaza de San Marcos.

Con Rosa, del Centro Nacional de Arte Reina Sofía, obtuvo otra segunda Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1908. DíezCanedo reseñó "la divina ingenuidad de este cuadro".Y Francisco Alcántara escribió: "Desde el siglo XVII no se ha visto aquí intensidad semejante en la expresión del espíritu". Julio Romero de Torres fue primera Medalla con La musa gitana.

En 1910 se le concedió la encomienda de Alfonso XII por su admirable lienzo Jugando a la soga y asistió junto con Julio Romero de Torres, Anselmo MiguelNieto, López Mezquita y otros a la Internacional de Barcelona, en la que obtuvo una primera Medalla. Este mismo año participó en la Exposición del Centenario de la Independencia de Chile con su cuadro La Merendilla, que fue adquirido por el Gobierno chileno. Su obra pictórica aparece, sin duda ya, como una de las más personales e inconfundibles de su tiempo.

Con A la fiesta del pueblo, del CentroNacional de Arte Reina Sofía, alcanzó la Primera Medalla de la Nacional de Bellas Artes en 1917, junto a Joaquín Mir y Valentín de Zubiaurre.

Se instala definitivamente, en 1918, en Madrid, en un estudio que adquiere en Almagro, 14. Goza ya de la amistad y la admiración de los intelectuales madrileños. Sobre todo, de la de Ramón del Valle Inclán, entrando a formar parte de la tertulia nocturnadel Café Nuevo Levante, a la que acudían los hermanos Ricardo y Pío Baroja, Ignacio Zuloaga, José Gutiérrez Solana, Rafael de Penagos, Anselmo Miguel Nieto, Ángel Vivanco, Luis Alemany y otros muchos artistas y escritores. Participa en el homenaje a Antonio Muñoz Degrain, en el de Valle Inclán en el Café Fornos y en el que se tributa a Encarnación López, La Argentinita.

Frecuenta el café...
tracking img