Europa y el resto del mundo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9569 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Europa y el resto del mundo: origen del imperialismo
El siglo XVI vio el inicio del imperialismo de Europa sobre el resto del mundo. En la época, como una herencia de la revolución del siglo XII, Europa estaba sumida en los cambios y trastornos del inicio de la Edad Moderna (Absolutismo, Reforma Protestante, Renacimiento, expansión del capitalismo, etcétera), y era aún una región relativamenteatrasada en relación al resto del planeta.
En el Extremo Oriente, los europeos fueron recibidos con condescendencia y curiosidad. China estaba gobernada desde 1368 por la Dinastía Ming, y se mostró curiosa hacia el mundo occidental, pero a pesar de esfuerzos aislados, éstos no hicieron progresos visibles allí. Japón, que en el siglo XVI vivió una cruenta serie de guerras que terminaron con laimposición del Shogun ato Tokugawa en 1602, remplazó su primitiva política amistosa hacia los europeos con una violenta persecución, aceptándolos sólo en la isla de Deshima, aislados, y para meros propósitos comerciales. Aun así, los europeos consiguieron enclaves imperiales en Indonesia y las Molucas, merced a la ausencia de poderes políticos o militares fuertes en la región.
En el mundo islámico,que abarcaba desde la India al Danubio, una serie de imperios fuertes y centralizados (el Imperio Mogol en la India, el Imperio Safávida en Persia, y el Imperio otomano en los Balcanes y el Medio Oriente) impidieron los progresos europeos. Los europeos tendrán su oportunidad de ingresar a la India recién en el siglo XVIII, y en el resto, recién en el XIX.
Donde sí los europeos obtuvieron un éxitodevastador, fue en América. Su superior tecnología militar les permitió conquistar en apenas medio siglo, toda una extensión de tierra que iba desde Canadá hasta Tierra del Fuego. Los españoles abatieron a los aztecas e incas, mientras que los portugueses se instalaron en Brasil, los ingleses en la costa oriental de Estados Unidos (Trece Colonias), y los franceses en Canadá y Luisiana. Estosimperios coloniales durarían hasta las revoluciones del último cuarto del siglo XVIII y primero del XIX, en que se desplomaron para dar paso a nuevos estados independientes, que en casi ningún caso representaban una continuidad con el mundo precolombino.
Las relaciones entre razas y pueblos en estos imperios americanos fue compleja. Los europeos se instalaron, sin excepciones, como los amos absolutos.En cuanto a los nativos, la inmensa mayoría de ellos pereció, víctimas de la guerra, la explotación económica, y las epidemias. En numerosas regiones, sin embargo, sobrevivieron muchas etnias indígenas de sangre casi pura; al mismo tiempo, especialmente en las ciudades hispanoamericanas, se formó un estamento social mestizo entre los indígenas y los europeos de sangre pura. En los inicios delImperio español hubo una dura discusión filosófica y legal sobre el estatuto que debían tener los indios, y el trato que debía dárseles, lo que se llamó las Polémicas de Indias; finalmente se aceptó que por el bien de los indígenas (según el concepto cristiano europeo), debía protegérseles y evangelizárseles, lo que se buscó llevar a cabo mediante el sistema de la encomienda. Los resultados de estaoperación política son discutidos hasta el día de hoy en la historiografía sobre el tema. Para complicar aún más las cosas, a los indios, mestizos y blancos se sumó un vasto contingente de población negra, traída como esclavos desde África. Esta red de trata de negros que los europeos montaron en el Atlántico, es sin duda la mayor operación de tráfico de esclavos de todos los tiempos, y no seextinguió por completo sino hasta el siglo XIX.
En África misma, por su parte, los europeos no pudieron hacer grandes avances. El clima insalubre de extensas regiones africanas (junglas, desiertos, sabanas) causó enormes dificultades a los europeos, quienes debieron contentarse con reconocimientos costeros. Al contrario de la creencia común, hubieron también de habérselas no sólo con salvajes, sino...
tracking img