Evangelio de un peil roja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 116 (28975 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ernest Thompson Seton Julia M. Seton
EL EVANGELIO DEL PIEL ROJA
The Gospel of the Redman (1936)

BIBLIOTECA UPASIKA
www.upasika.com

Colección “Nativa” Nº 2

Ernest Thompson Seton Julia M. Seton
EL EVANGELIO DEL PIEL ROJA

INDICE

PREFACIO DE LA EDICIÓN DE 1937 ……………………………………………Pág . 3 PREFACIO DE LA EDICIÓN DE 1948 ……………………………………………Pág. 5 11 enero 1948 INTRODUCCIÓN……………………………………………………………………Pág. 6

Capítulo I
EL ALMA DEL INDIO

………………………………………………....…Pág. 7

Capítulo II
EL CAMINO DE LOS ANTIGUOS …………………………………………………Pág. 17

Capítulo III
POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS ……………………………………………Pág. 26

Capítulo IV
WABASHA ………..……………………………………………………………………Pág. 36

Capítulo V
LA SABIDURÍA DE LOS ANCIANOS………..………………………………………Pág. 39

Capítulo VI
PROFETAS DE LA RAZA INDIA ……..……..………………………………………Pág. 46Capítulo VII
EL PENSAMIENTO INDIO EXPRESADO POR AUTORES BLANCOS ………………….……..……..…………..………………Pág. 49

Capítulo VIII
¿ADÓNDE? …………………………………….……..……..…………..………………Pág. 54

EPÍLOGO …………………………………….……..……….…………..….……………Pág. 55

NOTAS………………………………………...……..……….…………..………………Pág. 57

2

Ernest Thompson Seton Julia M. Seton
EL EVANGELIO DEL PIEL ROJA

Dedicado al Dr. B. L. Gregory y al Dr.M. C. Sims, sin cuyo consumado saber y experiencia la realización material de este libro habría sido imposible.

PREFACIO DE LA EDICIÓN DE 1937 A bordo del «Queen Mary», 22 de enero de 1935. En marzo de 1905 nos encontrábamos en Los Angeles, durante una gira de conferencias. A la mañana siguiente de la conferencia, vinieron a vernos al Hotel Van Nuys algunos amigos del Este, los cuales,dirigiéndose al Jefe (1), dijeron; «Tenemos un recado para ti. Hay una mujer extraña en las Colinas que desea verte». Así pues, tomamos el tranvía hasta el final de la línea, y luego nos dispusimos a subir lo que creo que ahora llaman las Colinas de Beverley (Beverley Hills). En la verde ladera, un poco más arriba, había una casita de campo blanca, y delante de la misma estaba una mujer vestida como lamujer de un granjero y que agitó su delantal cuando nos acercamos. Nos la presentaron como un Mahatma de la India, aunque nacida en Iowa. Había abandonado su hogar cuando era niña, había pasado muchos años estudiando con los Grandes Maestros, y ahora volvía a América con una misión. Tenía un aspecto extraño. No sabíamos decir si tenía treinta años o ciento treinta. Su piel era como un pergamino ocre yestaba surcada por miles de líneas tenues que no eran lo bastante profundas para ser arrugas. Sus ojos tenían la mirada abstraída y velada de una mística. Su conversación giró sobre lugares comunes, mientras nos servía café y galletas. Nos preguntábamos por qué nos habría mandado llamar. Finalmente, al cabo de una hora, nos levantamos para irnos. Entonces, de repente, se volvió hacia el Jefe conun cambio total en su mirada y su porte. Con ojos inflamados y con tono autoritario, dijo; “¿No sabes quién eres?”. La sorpresa nos redujo al silencio, mientras ella continuaba; “Eres un Jefe indio reencarnado para transmitir el Mensaje del Indio a la raza blanca, que tanto lo necesita. ¿Por qué no pones manos a la obra? ¿Por qué no comienzas tu tarea?”. El Jefe se turbó como quien sienteremordimientos. No despegó los labios en todo el trayecto de vuelta, y hasta mucho tiempo más tarde no se habló del incidente. Pero yo sé que aquella extraña mujer había hecho que él concentrara sus pensamientos en la misión en la que había estado trabajando de modo vago durante algunos años y nunca, en su larga vida, dejó él ya de concentrarse en !o que ella había denominado “su tarea”. Por consiguiente,tras años de investigación, hemos estimado que era nuestro deber y nuestro privilegio recopilar los resultados de nuestros trabajos y darles la forma de un mensaje concreto. *** Cuando el original estuvo terminado, nos visitó un rabino judío, gran erudito, el cual, después de una atenta lectura, dijo; “Pero si esto es puro judaísmo”. Nos satisfizo mucho su...
tracking img