Evolución de la balística

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2326 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA BALÍSTICA FORENSE En 1835, Henry Goddard, uno de los últimos y más famosos bow – Street – runners detuvo a una asesino. En uno de los proyectiles que penetraron en el cuerpo de la victima, Goddard observó una curiosa protuberancia, y con dicho proyectil, provisto de la mencionada señal particular, lanzóse a la búsqueda del asesino. En la sobria vivienda de uno de lossospechosos, Goddard descubrió un molde para proyectiles de plomo, un utensilio bastante corriente en aquellos días. El molde tenia un pequeño defecto. En el se podía observar claramente una hendidura. El dueño del molde, cogido por sorpresa, confeso su crimen. En 1860, en las actas judiciales de la Lincoln Assize inglesa nos hablan de otro pionero semejante a Goddard, aunque sin mencionar su nombre.Era también un policía y descubrió al asesino de sus compañeros de cuerpo. Esta vez no se sirvió de un proyectil hallado en el cadáver de la victima sino de uno de los tacos de papel con que, en la época en que las armas de fuego se cargaban por la boca, se solía introducir la pólvora y los perdigones en el cañón del arma. Junto al cadáver de la persona asesinada, el viento jugaba con los restosde uno de dichos tacos; estaba chamuscado y despedía un intenso olor a azufre. Estaba hecho de papel periódico. Al registrar las casas de algunos sospechosos. Fue descubierta una pistola de 2 cañones en la vivienda de un tal Richardson. El arma había sido disparada por uno de los cañones; el otro aun estaba cargado. El taco que lo cubría era de papel periódico y pertenecía a un ejemplar del ‘‘Times ’’ del 27 de Marzo de 1854. Nuestro policía pidió ayuda al editor del famosos periódico. Este posteriormente le manifestó que el periódico hallado en el lugar del crimen pertenecía también al ‘‘ Times ’’ del 27 de Marzo. Richardson se vio atrapado y confeso su crimen. Fue también un éxito casual. En 1879, un hombre llamado Moughon compareció ante un tribunal de los Estados Unidos, acusado deasesinato. Según las crónicas de la época, el juez era un hombre de ideas muy modernas. Moughon tenía una pistola. El fiscal lo acuso de haber hecho con ella dos disparos mortales sobre la víctima. El acusado desesperado, insistió una y otra vez en que su arma llevaba años sin ser disparada. Entonces el juez llamó a un armero cuyo taller estaba cerca del edificio del tribunal. El armero, un gigantónbarbudo, vestido con su ropa de trabajo, miró el interior de los cañones, dijo que estaban ‘‘ enmohecidos ’’ y ‘‘llenos de orín ’’, y juró que en 18 meses por lo menos no había salido por ellos ningún proyectil. Esta afirmación, a los ojos de los futuros especialistas, era muy audaz, pero salvó la vida del acusado. De nuevo nos hallamos ante un caso aislado resultados de las ‘‘ modernas ideas ’’profesadas por un juez. En 1889, tomó cartas en el asunto de la balística el profesor Lacassagne de Lyon, famoso científico bastante conocido por esa época. Lacassagne había extraído un proyectil del cadáver de una persona asesinada. El proyectil correspondía al calibre de un revolver desenterrado del domicilio de un sospechoso. Por tanto, podía haber sido disparada por él. Podía, pero no debíahaberlo sido necesariamente. Por esta razón, le dedicó toda su vida a las 7 ‘‘estrías ’’. A lo largo del siglo XIX se habían ido transformando notablemente los cañones de las ramas de fuego. Hacía ya 300 años que los armeros sabían que el alcance y la precisión de las armas podían aumentar considerablemente si en el ánima del cañón se hacían estrías que lo recorrieran de arriba abajo en formas deespirales.

El proyectil disparado por uno de tales cañones adquiriría un movimiento de rotación y alcanzaba blancos que jamás se podría llegar con armas de cañón liso. Sin embargo, mientras las armas de fuego se cargaran por la boca, resultaba prácticamente imposible introducir la munición por un cañón estriado. Antes había que perfeccionar los sistemas de carga por detrás; en ellos, el...
tracking img