Exegesis de bienaventuranzas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1786 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mateo 5:1-14;
1 Viendo la multitud, subió al monte y se sentó. Se le acercaron sus discípulos, 2 y él, abriendo su boca, les enseñaba diciendo:
Las bienaventuranzas ( 9 , 1 gozaos y 2 declaraciones)
(Lc 6.20–23)
3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 Bienaventurados los que lloran, porque recibirán consolación.
5 Bienaventurados los mansos,porque recibirán la tierra por heredad.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque verán a Dios.
9 Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de lajusticia, porque de ellos es el reino de los cielos.
11 Bienaventurados seréis cuando por mi causa os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.
12»Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes de vosotros.
La sal de la tierra
13»Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal pierdesu sabor, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.
La luz del mundo
14»Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero para que alumbre a todos los que están en casa., 16 Así alumbre vuestra luz delante de loshombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
---------------------------------------------------------------O--------------------------------------------------------------
Este, el primer gran “discurso” que asienta Mat. es conocido generalmente como el “Sermón del monte”. Tiene el mismo bosquejo general que el sermón que se halla en Luc. 6:20–49,pero es mucho más extenso, incluyendo tanto material que se encuentra en otros lugares de Luc. como bastante material que se halla solamente en Mateo. El tema predominante en todo este material es el del discipulado, o sea “la vida en el reino de los cielos”. Después de escoger a sus primeros discípulos, Jesús les dio un vistazo panorámico de los privilegios y los requisitos de su nuevasituación.

Ni la palabra bienaventurados ni “felices” traducen adecuadamente makarios, que viene a ser, más bien, un término de felicitación o recomendación. Estas cualidades deben ser envidiadas e imitadas; son las que componen “la buena vida”. Cada una es seguida con una razón, señalando que nadie será perdedor siguiendo este camino de vida, por más que parezca poco prometedor a corto plazo. Lasrecompensas se hallan en la experiencia al nivel espiritual y en la relación con Dios en vez de las recompensas materiales. La frase clave, que abre y cierra las series, es porque de ellos es el reino de los cielos. Esto se refiere a aquellos que reconocen a Dios como Rey y quienes, por lo tanto, ven con anticipación el cumplimiento de su propósito en sus vidas.
Luc. 6:20–22 contiene sólo cuatro (4)bienaventuranzas, balanceadas por cuatro “ayes”. Están expresadas en la segunda persona y tratan de las condiciones materiales y sociales de los discípulos, en vez de las cualidades espirituales presentadas aquí.

5.3-12 Estos versiculos emplean una forma literaria llamada «bienaventuranza», frecuente en los Salmos y otros libros del AT (Sal 1.1; cf. Sal 32.1–2; Pr 8.32, 34; Is 56.2). Empiezan conla palabra bienaventurado, que significa dichoso, feliz o digno de ser felicitado. Varias de las bienaventuranzas en este pasaje son paradojas: es decir, afirmaciones que parecen contradecir el sentido común, pero que aquí expresan los verdaderos valores del reino de Dios. Además de Lc 6.20–23, nótense otras bienaventuranzas en Mt 11.6; Lc 11.28; 12.37; Jn 20.29; Ro 4.7–8; 14.22, y siete de...
tracking img