Exite la america latina de arturo uslar pietri

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3451 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Existe la América Latina? Una reflexión en dos tiempos

Estas páginas forman parte concisa de la vieja reflexión que, como todo latinoamericano, no he cesado de hacerme sobre lo que significa e implica esa condición existencial. Podría decir, sin mucha exageración, que mi obra entera de escribir y hasta buena parte de mi vida pública no ha sido otra cosa que formas distintas de hallarrespuesta a esa cuestión que, copiando a Hamlet, es para nosotros "la cuestión".

La identidad del hombre latinoamericano ha sido conflictiva y oscura desde sus mismos orígenes históricos. La tierra nueva, los viejos equívocos de la sorpresa europea, la influencia no pocas veces contradictoria de las tres culturas fundadoras: española, indígena y africana, ya constituye motivo suficiente de dificultadpara definir, cuál cultura española vino, qué culturas indígenas diferentes predominaron en distintos puntos de la vasta geografía, qué variedad de culturas africanas entró en la pedagogía de las ayas esclavas, cuáles combinaciones y grados de mezcla se dieron en el inmenso escenario terrestre y humano.

Los equívocos comienzan desde el primer momento. Los europeos vinieron con nociones ypresunciones propias en busca de Asia, de la fuente de la eterna juventud, del paraíso terrenal, de las Amazonas, de El Dorado, del hombre feliz y no pudieron ver con suficiente claridad. El más persistente equívoco comienza con el nombre mismo que se ha dado al suceso inicial de todo el proceso histórico. Las verdades que nunca hubo algo que se pudiera llamar descubrimiento de América, sencillamenteporque lo que Colón y sus compañeros hallaron no tenía nombre y no podía ser América, a lo sumo las Indias, y no vino a ser llamado así, sino mucho más tarde, cuando estaba avanzado el gran proceso de la creación de América o del Nuevo Mundo, que todavía hoy continúa.

La parte central de esta reflexión la constituye la transcripción de una charla que, sobre el mismo tema, di en Caracas en 1976.Hoy, quince años después, no tengo mucho que cambiar, lo que me satisface; pero, en cambio, las circunstancias mundiales en que la existencia de la América Latina se manifestaba y podía definirse han sufrido inmensas modificaciones por el efecto, todavía mal conocido, de las inesperadas novedades que han ocurrido y están ocurriendo en el escenario mundial y en las relaciones internacionales. Unasomera impresión superficial de lo que ese cambio significa para la América Latina forma la parte final de esta reflexión, que sigue abierta.

Esa interrogante, esa especie de angustia ontológica, ha condicionado la situación hispanoamericana y es, precisamente, una de sus raíces. ¿Por qué preguntarnos tanto qué somos? Es curioso, esa pregunta no se la hacen los africanos, no se la hacen losasiáticos —por lo menos en el grado angustioso en que nos la hacemos nosotros—, no se la hacen los americanos del Norte. Todos ellos parecen estar seguro de lo que son. Tener un adquirido básico desde el cual contemplan el mundo y comercian con él. Nosotros estamos constantemente revisando ese piso sobre el que estamos y poniéndolo en duda y descubriéndolo.

De modo que esta característica complica elproblema. Yo pienso que nos ha hecho mucho daño y nos sigue haciendo mucho daño la carga de visión foránea que ponemos sobre lo nuestro. No quiero con esto decir que debamos aislarnos de la ciencia mundial o de las doctrinas universales. Pero sí pienso que habría que hacer un gran esfuerzo para lanzar sobre este mundo, que llamamos América Latina, una mirada lo más desprevenida posible, en el buensentido de la palabra, lo más Cándida posible, para llegar a mirar lo que es más difícil de mirar, que es lo obvio. Lo obvio es lo que no vemos nunca. Lo obvio es lo que no percibimos casi, porque lo que percibimos es lo extraño, porque lo que percibimos es lo inusitado, porque lo que percibimos es lo anómalo.

De modo que ese esfuerzo por vernos creo que es lo primero que tendríamos que...
tracking img