Experiencia de mi primer maraton

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2158 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Es una experiencia única que por más que la platique no se compara con vivirla....
 
El viernes por la noche partimos a la cd. de México un grupo de amigos con los que iba a compartir esta aventura, con mucha alegría y expectativas, el chofer que nos llevó se llama Omar, es un tipo maravilloso (sin que suene pretencioso), es el mejor guía que conozco...
 No dormí en todo el trayecto a la ciudadcapital, ya que con la música y bromas de los compañeros me entretuve durante un buen rato, llegamos a México a eso de las seis de la mañana con un frío agradable y una humedad elevada por la lluvia nocturna.
 Comencé a vivir el maratón a vivirlo desde el sábado por la mañana que llegamos al World Trade Center a recoger el chip, numero y la playera conmemorativa, en esos momentos me di cuenta deque realmente ya estaba dentro del maratón y que ya no podía echarme para atrás, a partir de allí hasta el domingo por la tarde todo fue nervios y emociones....
 Ese sábado estuve charlando con unos Keniatas que venían por los primeros lugares, me comentaron de lo duro de su entrenamiento, de su alimentación y otras que sinceramente no pienso llegar a hacer, nos tomamos alguna foto; mi meta no esterminar un maraton en 2:20 horas,  simplemente terminarlo en un tiempo decoroso.
 Cuando llegamos al zócalo me impresionó toda la logística que se estaba preparando para mi gran fiesta: gradas, barreras, lonas, muchos organizadores... Pues seguí con mis nervios hasta el hotel, por la tarde pedí una pizza de champiñones, me supo a gloria después de medio año sin probarlas!!!.
 Ya con el estómagolleno, me dispuse a colocar el chip a mis zapatos, que por cierto llegaban con menos de 50 k para su gran día, así también me probé mi playera ya con el número puesto, mi short, en fin toda mi indumentaria, mientras mi compañera de toda mi vida me veía y me daba ánimos para el siguiente día, confieso que me aterraba no poder terminar la carrera, sentirme mal, llegar en ambulancia, etc. En fin, teníamuchos temores que me hacían sentir ansiedad.
 Me dispuse a dormir como a las 10 de la noche, no sin antes ponerme de acuerdo con mis compañeros en vernos a las 5:45 en el lobby del hotel.
Ok, confieso que no pude dormir mucho por la emoción, así que a las 5:30 estaba de pie desvelado y con una sensación de hormigueo en el estomago, me dispuse a devorar un atún, una manzana, un gel decarbohidratos y un gatorade, ah, y media barra de granola gatorade y botellín de agua, fui al baño dos veces, me puse vaselina en axilas, pezones y entrepierna, me puse bloqueador solar y me vestí para mi gran cita, me despedí de mi esposa y de mi bebé y acordamos vernos en la meta, que gran compromiso!.
Así pues, me dirigí al lobby del hotel donde mis compañeros ya esperaban. Al salir del hotel aún estabaobscuro, era una mañana fría y húmeda, había vuelto a llover por la noche. Me sorprendió ver la gran actividad que ya había a esa hora por el maratón, muchísima gente por la calle vistiéndose, calentando, llegando a su cita la igual que yo. Nos tomamos algunas fotografía y cada quien se fue con su grupo de salida, de acuerdo con mi tiempo estimado, mi brazalete era verde, así que me fui con Shrek(un amigo que llevaba la gorra del mítico personaje) a nuestra zona de salida, llegamos y un corredor del DF me regaló una barra de granola.
Eran como 6:30 y un joven desde un estrado comenzó a dictar una rutina de calentamiento que seguí por momentos, ya que estaba absorto observando a todas las personas, después del calentamiento me acerqué al lugar donde íbamos a partir, en unos momentoscomenzaron a escucharse allá en la plancha las notas de nuestro himno nacional y todos nos pusimos a cantar a todo, posteriormente, después de una cuenta regresiva de 10..9..8..7..6..5..4..3..2..1.. se daba la salida de las mujeres, entre un griterío de alegría fueron saliendo las damas a dejar su alma en esos 42,195 metros; juro que estaba temblando de emoción, miedo alegría, etc. Por alguna razón...
tracking img