Exploradores de cavernas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7039 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CASO DE LOS EXPLORADORES DE CAVERNAS
Lon L. Fuller

LEXISNEXIS Abeledo-Perrot

@

F~iler, L. Lon El caso de los exploradores de cavemas.- 2 4.' Buenos Aires : Abeiedo Perrot. 2002. 80 p. ; 16x12 cm. Traducción de Genaro R. Carrió y Leopoido J. Niilus

l. Título - 1. Filocofia del Derecho

Dei-echos adquiridos para el idioina espziíol por ABELEDO - PERROT S.A.E. 2 1 Todos !os2ci.eciios i-escrvados O by .&BELEDO-PERROT LLYISNEX!~ c ~ s ~S.A. ~ xn iz L~tvsllc1759 - (CiOISAAF) - Bucnoj Aires - .Argcniinri Ti.!. (54-1 1 ) 55S3-SS03 - iii por aparente ~quivocaciCn los redactorsi 2 de informantes de la ley. Nadie ?lid@ comprobar el origen de este error, perG cl h ~ h era qiic tco mando el r3n~enido Ia iz: en > u corijunto, e¡ de error saltaba a Ir ~'isia, jü;: ;i sentido literalya de la ciiusuia final la ~.olvia inconsistzrite con todo lo que la precedía y con el objeto de ili diipcsición. cal como surgía de sus considerarid(>.;. ., Esta Cortr se neg6 J aceptar una ir.tel:etac:on iiteral Uz ia !e!;, y rectific6 su texto introduci~ndo id jaizbra "RO" rn el iiizlr donde 2.. identrniepts dzbía figurar. . . La dijp~s!ci6nquz ahora debemos incerpretarja!nis i-ia sidoliplicada iitzralmentz. C i ~ n i o ~ de años m a s se estableció q.ts matlir en dzfzns2 prolia ss excusable. Xada ha) en ia !erra J !3 .

ley que sugiera esta excepción. Se han hecho varias tentativas paraconciliar Ia aceptación jurisprudencial de la defensa propia con las palabras de la disposición legal, pero, en mi opinión, todas son sofismas ingeniosos. La verdad es que la excepción en favor de ladefensa propia no puede reconciliarse con las palabms de la ley, sino sólo con su propósito. La verdadera reconciliación de la excusa de defensa propia con la ley que define como delito el matar a otro, se halla en el siguiente razonamiento. Uno de los principales objetivos de toda legislación penal es el de motivar a los hombres a no cometer crímenes. Ahora bien, es eviderte que si se declararaque la ley califica la defensa propia como asesinato, tal regla no podría operar de una manera preventiva. Un hombre cuya vida es amenazada rechazar5 a su a,=resor, sin importarle lo que la ley diga. Atendiendo: pues, al propósito principal de la legislacióncriminal, podemos declarar con certeza que esta ley no se concibió con la intención de que fuera aplicada a los casos de defensa propia. Cuando la razón de ser de la defensa propia es explicada de esta manera, se hace notorio que precisamente el mismo razonamiento es aplicable al caso de autos. Si, en lo futuro, cualquier grupo de hombres se hallare alguna vez en las mismas circunstancias trágicas de estos acusados, podemos estar seguros de que su decisión ante Ia alternativa de vivir o perecer no estará controlada por el contenidode nuestro C6digo Penal. Por ende, si leemos esta ley inteligentemente, se hace claro que ella no es aplicable 31 presente caso. La eliminación de esta situacihn de los efectos de la ley se justifica precisamente por las mismas consideraciones aplicadas por nuestros colegas hace cientos de aRos al caso de la defensa propia. Hay gente que ponen el grito en el cielo, aieoando usurpación judicial, encada caso en que un tribunal, después de haber analizado los fines de una ley, da a sus palabras un sentido que no es inmediatamente obvio para el lector distraído que no ha estudiado la disposición con detenimiento y que no ha examinado los objetivos que ella busca alcanzar. Permítaseme decir
L .

enfiíticamente que acepto sin reserva la premisa de que esta Corte se halla obligada por lasleyes de nuestro Commonwealth y que ejerce sus poderes en subordinación a la voluntad debidamente expresada de la Cámara de Represeniantes. La línea de razonamiento que acabo de aplicar no plantea el probleina dz la fidelidad a !lis disposiciones legisladas, si bien puede qui25s llegar aplantearei pro'olernade la distinción 2ntre la fidelidad inteli~ente no inteli~ente. y Singún superior desea un...
tracking img