Extraído de mundoyerba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (980 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 6 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desde que las insignias se llaman pins,los almuerzos lunchs, y los repartos de cine castings, este país no es el mismo.
Ahora es mucho más moderno.Durante muchos años, los mexicanos estuvimoshablando en prosa sin enterarnos. Y, lo que es todavía
peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estábamos. Los niños leían historietas en vez de comics, los
jóvenes hacian fiestas en vez departies y after parties, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los
empresarios hacían negocios en vez de business, las secretarias usaban medias en vez de panties, y losobreros,
tan ordinarios, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware o la lunch-era. Yo, en el colegio, hice aerobics muchas
veces, pero en mi ignorancia, creía que hacía gimnasia.Afortunadamente, todo esto ya ha cambiado. Hoy, México es un país rico, y a los mexicanos se nos nota el cambio simplemente
cuando hablamos, lo cual es muy importante... No es lo mismo decir bacon quetocino -aunque tenga la misma cantidad de grasa-,
ni recibidor que hall, ni desventaja que handicap. Las cosas, en otro idioma, mejoran mucho y tienen mayor prestancia.
Desde que Nueva York es lacapital del mundo y Miami la capital de Latinoamérica, nadie es realmente moderno mientras no diga
en ingles un mínimo de cien palabras. Desde ese punto de vista, los mexicanos estamos ya completamentemodernizados. Es más,
creo que hoy en el mundo no hay nadie que nos iguale. Porque, mientras en otros paises toman sólo del inglés las palabras que
no tienen -ya sea porque sus idiomas son pobres,cosa que no es nuestro caso, o porque pertenecen a lenguajes de
reciente creación, como el de la economía o el de la informática-, nosotros, más generosos, hemos ido más allá y
hemos adoptadoincluso las que no nos hacían falta. Lo cual demuestra nuestra apertura y nuestra capacidad para
superarnos.
Así, ahora, por ejemplo, ya no decimos bizcocho, sino plum-cake o biscuit, que queda mucho...
tracking img