Fabula

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (646 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Matiz y Corcel
Había una vez hace muchos años, en un país muy lejano, una joven dragona llamada Matiz. Daba miedo verla: su cuerpo estaba cubierto de escamas y en las manos y pies tenía garras, porla boca sacaba bocanadas de fuego y sus alas, demasiado pequeñas para volar.
Un día que se encontraba grillos y campanas, había un olor a tréboles de cuatro hoja y la tarde resultaba tibia como lasflores en marzo, Matiz fue a beber agua al manantial. Vio a un joven pegaso: un caballo blanco con alas que lleva al cuello, como barba, varias bolsitas atadas a una brida de plata.
¿Tú puedes volar?Solo entre nubes – aceptó pegaso
La dragoncita supo que su nuevo amigo se llamaba Corcel y desde entonces todos los días jugaban alrededor del manantial.
Una niña dijo -Matiz con la misma voz quesi adivinara una fuente en el centro de un valle, las niñas son lo más hermoso del mundo. ¿Has visto alguna?
Corcel no las conocía.
Son -Describió la dragoncita – muy pequeñas. Una podría subirsea tu lomo sin que notaras su peso. Sus manos son como palomas y sus pies parecen zorros al correr como la hierba.
Además se hacen de amigos y llegan a quererse. Yo desearía ser una niña.
Corcelconfió a Matiz.
-Más allá de las nubes, entre las estrellas, viven los pegasos celestes. Mi mayor deseo es ir con ellos.
- Y si vamos a ver a la dama Blanca, Matiz y Corcel pasaron grandes aventuras. Acambio de unas bolsitas de la brida de Corcel y de las alas de Matiz, un zapatero remendón les explico cómo llegar y los peligros que superar.
En el valle del desencanto los caminos les hacían darvueltas y vueltas. Ahí una quimera – un ser que tenía cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de reptil- disfrutaba verlos desencantados.
Tratando de escapar de ese ser Matiz perdió la cola y el corcelsus bolsitas. Para ese momento, cada uno de ellos había olvidado su propio deseo, pero estaban empeñados en cumplir el deseo del otro.
Serás una niña – prometió Corcel
Y tú volarás entre las...
tracking img