Fabulas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (736 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fábulas

EL LEON Y EL TORO
Esopo
Pensando el león en cómo capturar un toro muy corpulento, decidió utilizar la astucia. Le dijo al toro que había sacrificado un carnero y que lo invitaba acompartirlo. Su plan era atacarlo cuando se hubiera echado junto a la mesa.
Llegó al sitio el toro, pero viendo sólo grandes fuentes y asadores, y ni asomo de carnero, se largó sin decir una palabra.
Lereclamó el león que por qué se marchaba así, pues nada le había hecho.
-Sí que hay motivo -respondió el toro-, pues todos los preparativos que has hecho no son para el cuerpo de un carnero, sinopara el de un toro.
Observa siempre a tu alrededor y estarás mejor protegido

EL LEON Y EL RATON
Jean de la Fontaine
Saliendo de su agujero harto aturdido, un ratoncillo fue a caer justo en lasgarras del león. El rey de los animales, demostrando su poder, le perdonó la vida. Su generosidad no fue en vano, porque ¿quién hubiera creído que el león pudiera necesitar un día de la gratitud de unsencillo ratoncillo?
Sucedió que en cierta ocasión en que el león salió de su selva, cayó en unas redes, de las cuales no podía librarse con sus fuertes rugidos. Lo oyó el ratoncillo, y acudió alsitio. Trabajó tan bien con sus pequeños dientes, que una vez roída una malla, el león terminó de desgarrar la trama entera.
En ciertos casos pueden más la paciencia y el tiempo que la ira y la fuerza.Y una buena acción, en algún momento tiene su recompensa.

EL LEON Y EL CONEJO
Augusto Monterroso

Un célebre Psicoanalista se encontró cierto día en medio de la Selva, semiperdido.
Con lafuerza que dan el instinto y el afán de investigación logró fácilmente subirse a un altísimo árbol, desde el cual pudo observar a su antojo no sólo la lenta puesta del sol sino además la vida ycostumbres de algunos animales, que comparó una y otra vez con las de los humanos.
Al caer la tarde vio aparecer, por un lado, al Conejo; por otro, al León.
En un principio no sucedió nada digno de...
tracking img