Fabulas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1244 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. El águila, el cuervo y el pastor.
Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito. La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.    Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños. Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y les dijo: - Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.
* Hayque poner nuestro en fuerzo y dedicación en las cosas que sabemos y podemos hacer, cosas en las que de verdad estamos preparados, y no hacer lo que no nos corresponde.

2. La zorra y el hombre labrador.
Había un hombre que odiaba a una zorra porque le ocasionaba algunos daños ocasionalmente.Después de mucho intentarlo, pudo al fin cogerla, y buscando vengarse de ella, le ató a la cola una mecha empapada en aceite y le prendió fuego. Pero un dios llevó a la zorra a los campos que cultivaba aquel hombre. Era la época en que ya se estaba listo para la recolección del producto y el labrador siguiendo ala raposa, contempló llorando, cómo al pasar ella por sus campos, se quemaba toda su producción.
* Hay que procurar tener paciencia y ser comprensivos, pues si hacemos mal, tenemos mal, porque todo se regresa.

3. El cuervo y el cisne
Un cuervo vio un Cisne y deseó obtener para él ese mismo plumaje hermoso. 
Y al suponer que el color blanco espléndido del Cisne provenía  de su diariolavado en el agua en la cual él nadaba, el cuervo dejó los altares de la vecindad donde él llevó su vida, y tomó su nueva residencia en los lagos y lagunas. 
Pero a pesar de limpiar sus plumas tan a menudo como él podía, no pudo cambiarles su color. Y tan ocupado estaba en su deseo, que por no salir en busca del alimento, falleció.
* El cambio de nuestras actividades o hábitos, no puede cambiarcomo somos.

4. EL caballo y el asno.
Un caballo, orgulloso de su parafernalia fina, encontró un asno en la carretera.  El asno, que iba pesadamente cargado, caminaba despacio por el camino.  --Apenas--, dijo el caballo, --puedo yo resistir a darte una patada con mis talones, pues veo que solamente sirves para manejar cargas. Elasno mantuvo su paciencia, y sólo hizo una petición silenciosa a la justicia de los dioses.  No mucho tiempo después el caballo tuvo problemas de salud, y su dueño lo envió a trabajar a la granja.  El asno, viéndolo jalar una pesada carreta,así se mofó de él:  --¿Dónde, oh jactancioso, está ahora toda tu alegre parafernalia, y quién eres ahora reducido a la condición de cargador, a la que tan recientemente me trataste con desprecio?'   
* Nunca hay que burlarnos de las diferentes situaciones de las demás personas, pues puede que también nos suceda a nosotros lo mismo o peor.

5. Lospescadores y las piedras.
Tiraban unos pescadores de una red y como la sentían  muy cargada, bailaban y gritaban de contento, creyendo que habían hecho una buena pesca. Arrastrada la red a la playa,  en lugar de peces sólo encontraron piedras y otros objetos, con lo que fue muy grande su contrariedad, no tanto por la rabia de su chasco, como por haber esperado otra cosa. Uno de los pescadores, el...
tracking img