Facundo, el final

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2120 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Facundo, el final
Fotografías: casa natal, cuartel y portal de entrada en San Antonio

Rolando A. Carmona

A modo de fundamentos de este escrito Para quienes nacimos y vivimos en este departamento, y de cierta forma tuvimos la merced de recibir un grado mínimo de formación cultural, implica de modo ineludible, casi una obligación, bucear nuestra historia local y abordar la figura de JuanFacundo Quiroga. El acervo de la historiografía argentina atesora abundante información concerniente al asesinato de Quiroga en Barranca Yaco. Los episodios que precedieron el fatal desenlace del caudillo riojano son relatados por historiadores y literatos con una marcada similitud. Facundo inicia el derrotero de su muerte el 22 de diciembre de 1834, cuando el gobernador interino de Buenos Aires,decide enviar al caudillo hacia el norte del país para solucionar un problema que se había generado entre los gobernadores de las provincias de Salta y Tucumán. Quiroga, no esgrimió excusa alguna, a pesar del fuerte mal de reuma que lo aquejaba, a sabiendas que debía trasladarse en carruaje por varios días por las escabrosas carreteras del norte argentino. El hombre de espesas patillas haciendo galade su brío, el más de la veces impredecible, rechaza el acompañamiento de escoltas y emprende su marcha de modo inusitado y con la velocidad que guarda parangón con una saeta. Cuando se presenta en el lugar del conflicto, éste ya había terminado, tal vez jamás existió. Lo cierto es que Quiroga aprovecha su estada para convencer a los norteños de la necesidad de una constitución con el fin deconsolidar la organización nacional. El 13 de febrero inicia su camino de regreso y al encuentro de su muerte. A pesar de los anuncios, Facundo rechaza una y otra vez desviarse del camino y la presencia de escoltas. Ojo de Agua fue la última posta que el provinciano traspuso con vida, también allí recibió la última advertencia de su inminente asesinato, al llegar a las inmediaciones de Barranca Yaco,sus enemigos lo rodean y logran su cometido. Ahora, sería propicio tratar de instalarse por unos instantes en la mente de Facundo y ensayar cuál fue su pensamiento final, cómo vivió los últimos momentos de su vida, qué infalible obsesión lo llevó a desafiar la muerte a quien también intentó vencer. Porque a decir verdad ¿qué persona encuadrado en sus cabales normales va en busca de su muertetantas veces anunciada? acaso no quiso defraudarse así mismo y a quienes habían edificado de él la imagen de un héroe. Había encarnado tantos actos heroicos, incluso cuando todos lo creían vencido, que uno más era casi una obligación, un acto formal en sus dilatadas contingencias.

¿Cuál fue el perfil de Quiroga? ¿Actuó en su último viaje del modo menos pensado? o ¿simplemente se condujo conforme asus principios y códigos? Acaso la llave del enigma estuvo en la defensa de su honor. El caudillo riojano miraba su persona no con sus propios ojos sino con los ojos de los demás. Había conquistado un lugar preponderante, incluso desde donde podía tutelar los destinos de la Argentina. Sus ansias de poder se encasillaron en la razón eterna: ocupar un lugar superior a los otros. Alcanzar este logrole conllevó una dura lucha con quienes aspiraban a ocupar la misma posición. Facundo quería certificar su hegemonía, su gloria. Para ello necesitaba la convalidación de los terceros, que habían hecho hasta ese momento el papel de espectadores y eran quienes en definitiva debían edificar su fama. Ahora bien ¿Puede un hombre entregar su vida para conservar la popularidad de su coraje? ¿Es concebibleesta conducta exacerbada del honor? No es mi objeto volver sobre los pormenores de la historia en el siguiente híbrido. La intención es recrear el paisaje con sus actores relatando los últimos momentos de un riojano que hizo gala de su brío y finalmente ejecutado por acción y obra de la perfidia.

Rolando A. Carmona Malanzán, agosto de 2009 ra-carmona@hotmail.com

*

*

*

Febrero de...
tracking img