Fauna y eros en los sonetos sinfónicos y en alturas de américa de luis llorens torres, por iris miranda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4600 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fauna y Eros en los Sonetos sinfónicos y en Alturas de América de Luis Llorens Torres, por Iris Miranda

Si la belleza, cuyo logro es un rechazo de la animalidad, es apasionadamente deseada, es que en ella la posesión introduce la mancha de lo animal. Es deseada para ensuciarla. No por ella misma, sino por la alegría que se saborea
en la certeza de profanarla.Georges Bataille

Desde el momento de salir a la luz la poesía de Luis Llorens Torres, surge la imposibilidad de la crítica de valorar al poeta, en su totalidad, con una perspectiva abierta que incluyera su lírica erótica. Esta misión será continuada posteriormente por la crítica actual que verá en Luis Llorens Torres un poeta controversial, de tenso equilibrio entre el dominio del versoy el ritmo, la visión apasionada y erótica de su entorno. Hemos seleccionado varios poemas de dos de sus poemarios: Sonetos sinfónicos publicado en el 1914 y Alturas de América publicado en 1940 sobre los cuales trabajaremos la presencia del Eros, exclusivamente, en las imágenes de animales. Aplicaremos, como fuente teórica El erotismo(1) de Bataille con alguna consideración local cultural, sifuera necesario, y complementaremos los comentarios con el Bestiario medieval (2). Dividiremos el estudio en dos partes: zoología erótica pura y zoología erótica criolla.

Llorens erótico y criollo

Llorens profesó su arte poética a través de lo que llamó pancalismo y panedismo (belleza y ritmo subordinado a la idea) en un intento original de romper con el modernismo, y nos legó una frase conella en la “Poética del porvenir” de los Sonetos Sinfónicos: “La belleza es la compenetración de la carne con el espíritu de las cosas.” (p.91) Este postulado requiere que prestemos atención a lo que sugiere en sí mismo de semejanza a lo que conocemos hoy por erotismo, por lo que sugiere de violenta fusión de opuestos:

Podemos decir que el erotismo es la aprobación de la vida hasta en lamuerte.[…]La actividad sexual reproductiva la tienen en común los animales sexuados y los hombres, pero al parecer sólo los hombres han hecho de su actividad sexual una actividad erótica, donde la diferencia que separa al erotismo de la actividad sexual simple es una búsqueda psicológica independiente del fin natural dado en la reproducción del cuidado que dar a los hijos.”(p.15)

La belleza (oel erotismo) es, pues, el placer que surge del coqueteo entre la carne y el espíritu, la vida y la muerte, la angustia y la culminación del deseo. Y es aquí donde nos golpea fuerte la producción lírico-erótica o lírico erotizante del poeta, en este lindero fascinante desde donde hoy nos unimos a otros críticos para reconocerlo.

El escritor, fue consagrado por la crítica primera como el poetade Puerto Rico por la abundancia del tema criollo local e hispano-americano tratado con intensidad o pasión lograda. No obstante, esta crítica apunta la presencia del tema erótico a veces como parte de la gozosa virilidad del poeta y otras como un “sobrante de sexo fuerte”; otros críticos, simplemente, lo ignoran. En lo que toda la crítica concuerda es en la pasión de su lírica. Irónico, pues lagran poesía no reflejaría tal pasión sin que ocurriera una transgresión de lo que se versa, visto desde el punto de vista de un erotismo de la palabra. Por ejemplo, Doña Josefina Rivera de Álvarez al hablar de su producción poética la nombra “zafra lírica”(3) cual si sus versos nacieran de esa acción violenta de la cosecha de la caña; y, un poco más de lejos y sobre Al pie de la Alambra (1899),Blas Zambrano en el mismo año de 1899, uno de sus primeros críticos, emplea una imagen perturbadora pero acertada sobre estos versos: “la delicadeza unida a la energía, la dulzura del fuerte, recuerda a uno la figura bíblica de aquel panal, de miel dulcísimo, construido en las poderosas mandíbulas del león”(4) por mencionar solo dos ejemplos.

Para finales de siglo XX, Noel Luna se une a la...
tracking img