Fe y conefio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (454 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ciertamente la fe es un don de Dios. Por más que nos lo propongamos no creeremos si Dios no nos lo concede. En nuestro bautismo se nos dio la fe, se nos sepultó al pecado y así nacimos como criaturasnuevas. Pero a lo largo de nuestra vida vamos constatando que nuestra fe necesita crecer, que caemos con mucha facilidad en el pecado, y que lo que proclaman nuestros labios que creemos no lovivimos, es decir, nuestras palabras nos dicen que somos cristianos mientras que nuestras obras constatan que no lo somos totalmente. De ahí que debamos ir descubriendo lo importante que es tener unidad devida donde nuestros labios proclamen lo que nuestras obras realizan o, lo que es lo mismo, que nuestras obras transmitan lo mismo que nuestros labios.

Ya desde el Antiguo Testamento se nos indicanlas disposiciones interiores que el hombre debe tener para que su vida esté convertida a Dios: el hombre debe ser justo, piadoso, humilde, sincero (cf. Miq 6, 8). Incluso podemos llegar más lejos "loshijos rebeldes no deben contentarse con llorar y suplicar confesando sus pecados, deben cambiar su conducta y circuncidar su corazón" (Jer 3, 21-25; 4, 1-4). Debemos ir descubriendo que en laconversión cotidiana está la vida, que cuando dejamos actuar a Dios nuestra vida es transformada y nuestra tristeza es cambiada por alegría: la alegría de la conversión. Conversión que no es otra cosa quevolver los ojos hacia Aquél que nos ha sacado de la tristeza y la angustia del pecado. Miramos a Cristo poniendo los medios para cambiar de actitudes, para apartar de nosotros todo lo que en nuestravida nos aparte de nuestra identificación con Él.

Jesús ha venido para que los pecadores nos convirtamos. Por ello debemos tomar conciencia de nuestro estado de pecadores y volvernos a Jesús conconfianza. Lo que cuenta es la conversión del corazón que hace que uno vuelva a ser como un niño pequeño (Mt 6,16ss). Es cierto que la conversión implica una voluntad de transformación moral, pero sobre...
tracking img